las 10 tendencias para 2017 y los próximos años

ulso-a-la-roboticaEl “Informe de las 10 últimas tendencias de consumo para 2017”, se basan en las actividades de investigación mundial de Ericsson ConsumerLab por más de 20 años, así como en los datos de una encuesta en línea de usuarios avanzados de internet en las 14 principales ciudades de todo el mundo, realizada en octubre de 2016. Aunque el estudio solo representa 27 millones de ciudadanos, su perfil de usuarios pioneros los hace importantes para entender cuando se explora sobre tendencias futuras.
  1. IA en todas partes:El 45 por ciento de los usuarios avanzados de Internet quiere un asesor de IA en el trabajo (comparado con el 35 por ciento a nivel mundial), y a uno de cada cuatro le gustaría tener un IA como su administrador. Al mismo tiempo, casi seis de cada diez encuestados están preocupados de que los robots IA muy pronto hagan que muchas personas pierdan sus trabajos.
  2. Acelerando el ritmo para el Internet de las Cosas: Los consumidores están utilizando cada vez más aplicaciones automatizadas, lo que promueve la implementación del IoT. La mitad considera que los smartphones aprenderán sus hábitos y realizarán sus actividades de manera automática.
  3. Los peatones incentivan los vehículos autónomos: Los conductores de vehículos podrían no existir en el futuro. Uno de cada cuatro peatones a nivel mundial, se sentiría más seguro al cruzar una calle si todos los vehículos fuesen autónomos, y el 65 por ciento de ellos preferiría tener un vehículo autónomo.
  4. Realidad combinada:Más del 70 por ciento de los usuarios de realidad virtual considera que la RV será indistinguible de la realidad en solo tres años. Casi el 60 por ciento de los encuestados ya están interesados en guantes o zapatos que les permitan interactuar con objetos virtuales.
  5. Cuerpos fuera de sincronización:A medida que los vehículos autónomos se tornan una realidad, los problemas de mareos aumentarán, lo que hace prever a un tercio de los encuestados, la necesidad de pastillas contra los mareos. El 40 por ciento también quiere pastillas para combatir las náuseas – generada por la tecnología de realidad virtual y aumentada.
  6. La paradoja de seguridad de los dispositivos inteligentes:Más de la mitad, a nivel mundial, ya usa alarmas de emergencia, localización o notificaciones en sus smartphones. De aquellos que afirman que sus smartphones los hacen sentir más seguros, tres de cinco afirman que toman más riesgos porque confían en sus teléfonos.
  7. Silos sociales:Hoy, las personas convierten sus redes sociales en silos por voluntad propia. Casi el 40 por ciento afirma que las redes sociales son su principal fuente de noticias. Y casi un tercio valora más las opiniones de sus contactos que los puntos de vista de los políticos.
  8. Realidad personal aumentada:A los dos tercios de los entrevistados les gustaría usar lentes de realidad aumentada para iluminar ambientes oscuros y peligros inminentes (comparados con más de la mitad de las personas a nivel mundial), al 40 por ciento también le gustaría “borrar” elementos desagradables que se encuentren cerca de ellos.
  9. La privacidad dividida:Más del 50 por ciento de los usuarios avanzados de internet solo quieren usar servicios encriptados pero las personas están divididas. A la mitad solo le gustaría tener una apropiada y razonable privacidad en todos los servicios, y más de cuatro de un total de diez consideran que la privacidad ya no existe.
  10. Alta tecnología para todos:A casi dos de tres usuarios avanzados de internet les gustaría obtener todos sus productos de las cinco mejores empresas de TI. De estos, más de cuatro de un total de cinco, considera que esto sucederá dentro de cinco años.

Ya que la tecnología va a avanzar tan rápido, me pregunto si la persona se adaptara así de rápido a este nievo mundo. si hace 500 años nos fuimos al otro lado del mar ,ahora hemos transformado nuestro entorno hasta hacerlo parecer un nuevo mundo. Y si este se estropea, pues buscamos otro no emigramos.

En mi opinión, la rapidez de adaptación de la persona a nivel psicológico, social y afectivo no es el mismo ritmo que el ritmo de su lado racional. De igual modo que los niños superdotados o como se dice ahora mismo con alto rendimiento sufren mucho por tener capacidades elevadas que les asoman a los problemas y cuestiones mas difíciles de dar respuesta por la condición humana. Sufren un desfase emocional, pues no suele madurar a la rapidez que si lo hacen su cerebro racional o sus otras capacidades. Son incapaces de controlar sus emociones que no han madurado a la velocidad que si lo hace su desbordante actividad intelectual.

Me refiero a este suceso que tiene lugar a nivel individual, para referirme al desafase emocional que nos va a suponer cambiar el mundo de forma tan radical. Máxime cuando habrá una pequeña porción del mundo con acceso a este mundo de primera clase, y la inmensa mayoría que seguirá en la era analógica.Y de los que estén el la era 4.0 es de suponer que tendían un gran jet lag socio emocional por tan gran giro copernicano.

LLamo la atención a esto para indicar la necesidad de adecuar la transición humana que faciliten los mecanismos de adaptación socioemocional del individuo. Que le eduque para vivir el un mundo hiperconectado, mas de lo que esta ahora sin adicción a las tecnologías, evitando los delios ciberneticos, o los cambios sociales que restaran nuestra humanidad.

 

Anuncios

Educar la mente no es educar si no educamos el corazón. (Aristoteles)

nuevas-posibliadesYa lo dijo el sabio. Los avances están evolucionando a gran velocidad. El ser humano no. Transformar de esta manera tan radical el entorno, sin proceso de adaptación, hace peligrar el ser humano en su faceta humana. Si bien el ser racional puede ir al compás de los tiempos, su inteligencia emocional y social se está entumeciendo. Cada día la cultura de la inmediatez ,hace que sus deseos mas bajos sean satisfechos al instante.

Pero las relaciones humanas son procesos, que como el aprendizaje humano requiere un trabajo a largo plazo. Todos sabemos que si existiera la forma de meternos un libro en la cabeza, o un chip que pudiéramos cargar el software y aprender cosas, sería perfecto. Ojalá! Aprender cosas requiere tiempo esfuerzo y sacrificio. De igual forma las relaciones humanas de verdad, profundas, requieren tiempo, esfuerzo, sacrificio, aprender habilidades sociales, y aprender a manejarnos a nosotros mismos.

Me preocupa mucho que se sustituya sin más las relaciones humanas genuinas por relaciones superficiales  a través de intermediarios (las tecnologías) que mediatizan las relaciones, las hacen germinar al instante (tus amigos del twitter no son tus amigos realmente, tus citas por internet sucede es lo mismo). Y ahora el sexo virtual cambiarán para siempre las relaciones humanas.

Nos comportamos como niños con un juguete nuevo. Cada vez que sale una nueva tecnología que lo revoluciona todo, nos lanzamos a la inmersión mas total hasta que alguien se da cuenta de los peligros que comporta el nuevo “chisme”. Es como si apareciera un nuevo alimento y nos diéramos un atracón a lo loco. Y claro, te hace mal. No podemos comer a base de pan solo. ¿O si?  Es preciso educar emocionalmente al usuario hasta que comprende los usos y los límites del chisme en cuestión. aunque seamos realistas, siempre habrá personas con bajo auto control que se lanzarán a la inmersión mas absoluta. Y esto abre mas el mercado de cada “chisme”. La prueba mas clara son los esfuerzos que hace la policía para educar a los niños en las escuelas. ¿Sabías que hay policías que visitan las escuelas y les explican de primera mano, el uso y el abuso de las redes sociales a los chavales?. Pues si existen (la clase de mi hija ya participa en este programa de educación). Una vez que los usuarios mas jóvenes se han visto seducidos por los nuevos juguetes tecnológicos, y se han hecho con uno, se han introducido en la más total inmersión, sin ser educados ni conocer las reglas del juego. El desastre lo conocemos todos. Redes de “caza niños” pululan a sus anchas por internet. Saben que es fácil cazar.

Por eso es importante educar el corazón, la inteligencia emocional y social, antes de lanzarse sin control ninguno a una inmersión total en las tecnologías. nada es bueno o malo, sino el uso o el abuso que se hace de ello. Un bisturí bien usado es una herramienta para curar, pero mal usado…

Mi conclusión es que a todos los niveles tanto los adultos,  los jóvenes y en los niños, el fact0r humano, es la base de todo. Es preciso educarnos a todos en el factor emocional para tener individuos sanos que hacen un uso sano de las tecnologías. Ahora más que nunca con la potencia que están adquiriendo, es importante no poner a un niño ( un ser aún inmaduro emocionalmente ) una metralleta en las manos. Todos estamos de acuerdo en que es una barbaridad. ¿O no?

La pyme española: adaptación digital sí, transformación digital… aún no

El autor reflexiona sobre las necesidades de avanzar en la digitalización empresarial pese a la actual dificultad a la hora de transformar los negocios

La pyme española: adaptación digital sí, transformación digital.. aún no
La pyme española: adaptación digital sí, transformación digital.. aún no – FOTOLIA
JOSÉ MARÍA SÁNCHEZ SANTA CECILIA 20/06/2016 01:12h – Actualizado: 11/07/2016 17:32h.

Es comúnmente admitido que en España hay buenos directivos, gente preparada y sanamente ambiciosa. Tenemos buenas escuelas de negocio, personas con alta capacidad de trabajo y nos sabemos fantásticamente la teoría, entonces, ¿qué nos ocurre, para tener tanta dificultad a la hora de transformar los negocios? ¿por qué tenemos tanto respeto o incluso miedo a lo que se nos viene encima?

Estamos viviendo la cuarta revolución industrial: la revolución de la tecnología, la humanidad se está transformando, la forma en que consumimos, nos relacionamos, vivimos, y por supuesto hacemos negocios está cambiando. Vivimos la era del poder del software, la capacidad de computación casi ilimitada. La inteligencia aplicable a los datos y la interconexión permanente a través de dispositivos móviles, han catapultado de manera exponencial nuestro acceso al conocimiento y nuestras capacidades.

La profundidad de los cambios: sociales, biológicos y económicos que se están produciendo, y la potencia de la tecnología disponible, permiten la modificación rompedora de la mayoría de las industrias y por tanto dejan hueco a una innovación, que sinceramente poco tiene que ver con decidir tener presencia en la web, crear un canal online de comercio electrónico o mejorar los dispositivos móviles de mis empleados y sí mucho más, con reinventar la forma en que trabajamos, tomamos decisiones, nos relacionamos con proveedores y clientes y sobre todo con la creación de nuevos modelos de negocio.

Algunas grandes empresas, ya lo tienen claro, pero su tamaño y «antigüedad» no les permite reaccionar tan rápido como quisieran, en el lado contrario muchas pequeñas startups, aunque probablemente adolecen de experiencia ejecutiva en entornos de gestión avanzada, no tienen ningún pudor en tratar de reinventar negocios. Pero en España, el 90% de las empresas son pequeñas o medianas, y muchas de ellas tienen a su dueño, que probablemente ha sido exitoso, al mando.

Sin embargo, la sensación y, por desgracia, la comparación con los entornos estadounidense o británico, nos transmite claramente: la angustia que nace de la incapacidad para afrontar los cambios, el aturdimiento que les impide moverse a la velocidad que se ha instaurado como nuevo estándar, y sobre todo, la parálisis que produce lo que en su propia complejidad les supera, dado que no se alcanza a entender en su globalidad.

Transformar no es adaptar, requiere valentía, velocidad, entender los cambios, anticiparlos, aplicar vanguardia tecnológica, separar divisiones, crear modelos de innovación, mirar el negocio desde fuera y sin duda atreverse a equivocarse. La digitalización permite más de lo que podemos imaginar, permite transformar a los empleados, a las compañías, a los negocios, a las industrias y con todo ello a nuestra sociedad.

José María Sánchez Santa Cecilia es el General Manager de la consultora Prodware Spain

 

Psicología de las Minorías Activas, Serge Moscovici

Investigaciones sobre influencia social y cambios sociales radicales. Os ofrezco un valiosisimo texto extraido del blog de influencia social

Serge Moscovici es creador del  laboratorio de Psicología Social (1965) en la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales en París.

La psicología social de la innovación y la teoría de las representaciones sociales son actualmente teorías de indiscutible importancia en la psicología social moderna y fundamento de numerosos programas de investigación.

Su visión de la psicología social y su red conceptual, ha ofrecido una nueva interpretación de la realidad que se crea en el mundo científico y ha permitido considerar aspectos de la vida social que no eran pensados hasta entonces.

Serge Moscovici ocupa un distinguido lugar en la psicología social contemporánea. La magnitud e impacto de sus proyectos le ha merecido renombre internacional y las más altas distinciones en varias universidades del mundo: London School of Economics and Political Science, Bolonia, Bruselas, Génova, Glasgow, Roma, Sevilla, México, por su innovadora obra científica. La importancia de sus ideas ha trascendido Francia y se ha transformado en un legado para la psicología social tanto en Europa como en América Latina

Moscovici da un enfoque al estudio de las minorías activas en los procesos del cambio social, ya que hay tres temas principales en la sociología actual: el problema del cambio, el papel de la influencia social en este y la significación integral que tienen las minorías como factores de cambio. Moscovici aborda los dos modelos que están contrapuestos el funcionalista y el modelo genético y para entender el encuadre teórico de Moscovici se tienen que tomar en cuenta tres puntos:

  1. influencia social puede      ser en ocasiones un factor de cambio,
  2. las minorías no son      dicotómicas o selectas y poderosas o impotentes y conformistas, y,
  3. el de las minorías activas      que inducen cambios en la mayoría solo por su influencia, separada del      poder.

Este modelo genético de Moscovici, dice que todo individuo en un grupo y todo grupo en una sociedad es, al mismo tiempo, fuente potencial de influencia, al margen de la cantidad de poder que el sistema social le atribuya. Además hace la distinción entre teoría y modelo: que es la conceptualización de un grupo de fenómenos, elaborada mediante un principio racional, cuyo propósito final es suministrar los términos y relaciones de un sistema formal que, una vez validado se convierte en teoría.

la influencia social arranca siempre del poder, fuente inagotable de influencia. Y el poder no provoca cambios, los evita y los reduce a y refuncionaliza para servir a su propia pervivencia y a la de sus objetivos. En psicología social y en sociología, la influencia social se entiende como la capacidad de un individuo de modificar el comportamiento de otro sin recurrir a la fuerza como la transformación observable en el comportamiento de un miembro de un grupo cuando interactúa con otro u otros o con el grupo en su conjunto. Habla también de como la influencia social ha sido considerada habitualmente como un proceso asimétrico (Moscovici señala este punto muchas veces en su libro) en el que el individuo o un grupo influye en otro actor social y le hace modificar su comportamiento o el curso de su acción.
Moscovici dice: la influencia social se convierte en un genuino factor de cambio cuando la minoría influye en la mayoría solo por su estilo comportamental, y en el ámbito de este por la consistencia de ese estilo.

Moscovici ha resaltado los implícitos ideológicos de la psicología social en el estudio de la influencia social, sobre todo en USA se ha desarrollado un modelo funcionalista que se ha preocupado por estudiar la conformidad social, la desindividualización, el control social en un sistema social supuestamente optimo, estable. En este sistema la influencia solo aparece como influjo de las relaciones de poder habidas en otro campo; y a lo más, como simple reformismo desde arriba.

La estabilidad del sistema es solo momentánea y no duradera, dentro de un proceso de cambio social; de ahí que las normas sean solo coyunturales y ser un marginado social o un “incorforme al grupo o a la norma”  sea necesaria cuando para ser innovador tanto en ideas como en visión y así transformar la sociedad haciéndola avanzar. Dentro de este, el estudio de la influencia social aparece como tema central cuando se quiere analizar la influencia de las   minorías en el mundo actual.

Hoy vivimos en una época en la que el resurgir de las minorías activas está logrando anular la mala conciencia del “marginal”, al considerarse así mismo con potencialidad de alternativa social. Habrá de apoyarse del estudio de la psicología social del conflicto mayoría/minoría ocasionado por la actual eclosión de las minorías.

Conviene distinguir entre poder e influencia. El poder implica imposición desde fuera, uso del control exterior en una situación de desigual reparto de recursos. Mientras que la influencia emplea medios de tipo ideológico, psíquicos, consiguiendo un control interior, actuando desde dentro y sin suponer desigualdad de recursos entre las partes. Las relaciones entre poder e influencia son dinámicas y, a veces, inversamente proporcionales. Hay situaciones con mucho poder y poca influencia (situaciones autoritarias), y situaciones con mucha influencia y poco poder (las de las minorías activas). Aunque se puedan prever situaciones de gran poder o mucha influencia (la de las elites religiosas o ideológicas) y de poco poder y poca influencia (la de los grupos marginados). No todo grupo minoritario es innovador.
Moscovici empieza por decir que la principal característica del tiempo presente es el tránsito de una época mayoritaria a una época minoritaria. Esto nos induce a mirar desde una perspectiva nueva ciertos fenómenos. El fenómeno que señala es: la facilidad con que se manipula y se dirigen las ideas, el lenguaje y el comportamiento de un individuo o de un grupo; la presteza con que la gente se adhiere, como en estado de hipnosis, a ideas que poco antes le eran totalmente ajenas. A pesar de las enormes presiones que se ejercen para lograr la uniformidad en las ideas, en los gustos y en el comportamiento, los individuos y los grupos no solo son capaces de oponer resistencia, sino que llegan a crear nuevas formas de ver el mundo, de vestir, de vivir, de alumbrar ideas nuevas en política, en filosofía o en las artes, e inducen a otras personas a aceptarlas. Eso es la lucha entre las fuerzas conformistas y las fuerzas innovadoras, esta se ha explicado por causas económicas, históricas y sociales.
En estos fenómenos el tipo de relación al que se recurre es el de la influencia. En dicho fenómeno sucede algo que escapa a la conciencia del individuo: este se comporta como si estuviera “poseído” por otro o pudiera “poseer” a otro y obligarle a hacer lo que no quiere. Hasta hora la psicología social ha sido de la mayoría, y de la autoridad que supuestamente la representa. Los alejamientos de la norma se estudian como forma de desviación. Moscovici dice que ha llegado la hora de buscar una psicología de la influencia social que sea también una psicología de las minorías consideradas como fuente de innovación y de cambio social. En otras palabras: ciertos grupos que eran definidos y se definían así mismo, generalmente, en términos negativos y patológicos frente al código social dominante, se han convertido en grupos que poseen su propio código y, además, lo proponen a los demás a título de modelo o resolución de recambio. La consecuencia es que no debemos catalogar a tales grupos o individuos entre los objetos, sino entre los sujetos sociales. Estos grupos desviantes, marcados por la anomia, generan su propia nomía, mientras que ciertas partes pasivas se convierten en partes activas.
En las investigaciones actuales se desarrollan conceptos ad hoc y se utilizan procesos matemáticos que le dan a estas una apariencia de desarrollo, pero estas investigaciones dan resultados cada vez más pobres, y el modelo ocupado para estas investigaciones es el modelo funcionalista.
En el modelo funcionalista, la desviación representa el fracaso en la inserción del sistema. La normalidad, representa un estado de adaptación al sistema, un equilibrio con el medio social y una estrecha relación entre ambos. El proceso de la influencia tiene por objeto la reducción de la desviación, la estabilización de las relaciones entre individuos y de los intercambios con el mundo exterior. La conformidad se presenta como una exigencia del sistema social: conduce al consenso y al equilibrio. Para lograr este objetivo deben efectuar los cambios aquellos que poseen información y ocupan posiciones clave. Su eficacia es máxima cuando existe un grado elevado de integración y de control sociales.

http://juandzuam.blogspot.com.es/2013/06/psicologia-de-las-minorias-activas_19.html

Empresas privadas venden sistemas de vigilancia por todo el mundo

Publicado: 18 nov 2013 | 22:18 GMT Última actualización: 18 nov 2013 | 22:18 GMT

gchq.gov.uk

Empresas privadas venden tecnologías de vigilancia masiva a varios países en desarrollo a condición de que estos equipos permitan espiar secretamente millones de correos electrónicos y teléfonos, según nuevos documentos revelados.

Según publica The Guardian, los nuevos papeles revelados muestran que varias empresas, algunas de ellas británicas, buscan promover a través de ferias y exposiciones privadas en los países de África, Asia y Oriente Medio todo tipo de equipamentos de vigilancia de gran alcance utilizados ampliamente por los organismos gubernamentales como el Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno británico (GCHQ, por sus siglas en inglés, uno de los servicios de espionaje del Gobierno británico) y la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de EE.UU.

Los documentos incluyen una base de datos recogida por la ONG británica Privacy International, que durante los últimos cuatro años ha reunido y analizado más de mil folletos de venta usados ​​en las ferias en Dubái, Praga, Brasilia, Washington, París y Londres. Se informa que los investigadores tuvieron que ir de incógnito para poder acceder a las ferias privadas y haciéndose pasar por compradores potenciales.

La base de datos, llamada Índice de la Industria de Vigilancia (Surveillance Industry Index), muestra que empresas del Reino Unido, Israel, Alemania, Francia y EE.UU. ofrecían a diferentes gobiernos por todo el mundo una serie de sistemas sofisticados de vigilancia que les permiten ‘hackear’ en secreto cables de internet que transportan el tráfico de correo electrónico y teléfono.

En general, el índice tiene datos de 338 compañías, entre ellas 77 del Reino Unido, que ofrecen un total de 97 tecnologías diferentes que cubren un amplio espectro de interceptación de información.

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/actualidad/view/111733-empresas-privadas-vender-sistema-vigilancia-mundo

» La gran mentira de la sanidad privada en 8 gráficos La gran mentira de la sanidad privada en 8 gráficos

Me ha parecido muy interesante este articulo escrito por Alberto Sicilia, visto en Principia Marsupia. Y es que cada vez que veo la TV o la prensa con las declaracionen de turno, o se han reinvenaado als matematicas o nos tomas por estúpidos/as. En fin, comparto este articulo sin desperdicio. Disfrutenlo.

“El mercado es más eficiente que el Estado gestionando la sanidad”

Desde que comenzó la crisis escucho cada vez más este argumento.

Podríamos abrir un debate filosófico al respecto. Pero en realidad no hace falta: hay datos.

Entre los países ricos existen dos grandes grupos en cuanto a cobertura sanitaria: EEUU y el resto. La diferencia entre estos dos “universos” puede observarse bien en este primer gráfico.

¿Qué porcentaje de la población tiene garantizada la protección sanitaria a través de un programa público?

porcentaje-cubierta-publico

Antes de continuar, hagamos algunos matices importantes. En EEUU hay ciertos programas públicos: Medicare, Medicaid, Veteran Health Administration, etc. (de ahí el 27% del gráfico anterior). En el “resto del mundo” las formas de gestión sanitaria no son exactamente iguales. En algunos países el Estado emplea directamente a los médicos (Reino Unido, España), en otros países la mayoría de las consultas son privadas pero el Estado paga las facturas (Francia) y también existe el “modelo suizo” donde la gestión se deja en manos privadas pero el Estado regula muy fuertemente a las compañías (ningún ciudadano puede quedarse sin seguro sanitario y las familias pobres tienen subsidios para pagarlo).

Si el mercado es más eficiente que el Estado gestionando la sanidad privada, entonces en EEUU la sanidad será muy barata y en el resto de países muy cara, ¿no?

Ocurre todo lo contrario, los estadounidenses son quienes más dinero se gastan en su sanidad (linea negra del gráfico)

gasto-sanitario

Bueno, quizás en EEUU la sanidad sea muy cara, pero los resultados serán mucho mejores que en el resto de los países, ¿no?

Todo lo contrario. EEUU tiene los peores índices sanitarios entre los países ricos. Veamos por ejemplo su mortalidad infantil.

mortalidad-infantil

¿Y la esperanza de vida?

esperanza

Otro ejemplo: amputaciones de extremidades inferiores por diabetes.

amputacion-diabetes

Entonces se gastarán tanto porque van mucho más al médico que el resto del mundo, ¿no?

Que no, que no.

visitas-medicas

Bueno, pero siendo tan caro, seguro que las listas de espera no existen, ¿verdad?

Error.

same-day-next-day-appointment

En el país más rico y poderoso del planeta, más de un tercio de los enfermos no pueden seguir un tratamiento por problemas económicos.

enfermos-no-medicos-no-tratamiento

Cada vez que escucho que “el mercado libre el más eficiente que el Estado gestionando la sanidad” tengo una respuesta clara: mira los datos.

Artículo de Alberto Sicilia, visto en Principia Marsupia

logo_completo

Descarrilamiento en Santiago: La espectacular respuesta de los españoles en catástrofes. ¡Todos a una Fuenteovejuna!

Descarrilamiento Santiago de CompostelaEl enorme accidente ferroviario de Santiago de Compostela ha desatado una oleada de solidaridad en Santiago. Desde el inicio del gran accidente los vecinos salían de sus casas aportando su ayuda incondicional, ayudando como podían, sacando heridos, dando mantas, evacuando con sus propios coches a heridos, desinteresadamente donando sangre a espuertas, médicos transeúntes que incluso estaban de vacaciones, se ofrecían a los hospitales para ayudar sin interés alguno, por pura solidaridad, humanidad y con una ética e integridad absoluta. Cada uno daba lo que podía y sabia. ¡¡Solidaridad con mayúsculas!!.

Los españoles, sean de la región que sean, son un pueblo muy solidario, unidos en la adversidad, humanitario y unido. Una vez más destacamos por el enorme patrimonio humano que tiene el “pueblo raso”. Ni los poderosos, ni los más ricos, sino el pueblo sencillo. Ese es el gran patrimonio cultural que poseemos. A menudo se nos tilda de pasivos, de consentir abusos deshonestos de nuestros poderosos. Bien hoy demostramos una vez más que juntos podemos remar contra el viento cuando lo decidimos todos.

Deseo dar mi agradecimiento enorme desde este humilde blog, a las personas de buena voluntad que colaboran activamente sin ser llamados cuando son necesarios allí donde hacen falta. ¡Todos a una Fuenteovejuna!    

Los consumidores creen que las empresas deben ser más éticas y transparentes

También reconocen que el precio sigue pesando más que la sostenibilidad de un producto a la hora de comprarlo

Dos encuestas realizadas recientemente muestran las opiniones de los ciudadanos en cuanto a la RSC. En una de ellas, proponen a las empresas tener códigos éticos que aseguren su buen comportamiento, así como que tengan más transparencia sobre los efectos sociales y ambientales de su trabajo, y en la otra, reconocen que el precio sigue siendo lo más determinante a la hora de elegir un producto, aunque les gustaría dar más importancia a la sostenibilidad de su fabricación. Por Carlos Gómez Abajo.

 

Los consumidores reconocen que siguen mirando más el precio de los productos que otros factores. Imagen: D.C.Atty. Fuente: Flickr.

Los consumidores reconocen que siguen mirando más el precio de los productos que otros factores. Imagen: D.C.Atty. Fuente: Flickr.
Dos encuestas recién publicadas muestran las opiniones de los españoles sobre lo que pueden hacer las empresas para mejorar su ética y colaborar con la sociedad, y qué criterios siguen a la hora de consumir productos.Fundación Entorno-BCSD España (perteneciente a WBSCD ), en el marco del proyecto RSC Made in Spain, en el que colabora la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, ha realizado una encuesta sobre los aspectos que los ciudadanos consideran más importantes en la labor empresarial.Ante el desempleo (prioridad social para el 98,19% de los encuestados) la mayoría coincide en que las empresas podrían actuar bajando los salarios de sus directivos y agotando las vías de recolocación, antes de efectuar despidos. Y coinciden en que destinar parte de los beneficios empresariales al apoyo de emprendedores crearía nuevas oportunidades laborales.

La ayuda a los desfavorecidos, según la nota de prensa, sigue al desempleo como preocupación social con un 92,02%. Para mejorar la educación, tercera prioridad social, el 70% propone dotar a los alumnos de una mayor oferta de prácticas en empresas.

El 94%, por su parte, han seleccionado la corrupción como prioridad ética. Entre el 80% y el 90% proponen un código ético, el desarrollo de medidas que aseguren su cumplimiento y la incorporación de un protocolo que exija “prácticas de anticorrupción” en la cadena de suministro.

El beneficio rápido aparece en segundo lugar de las “prioridades éticas”, considerado por el 80% como un indicador de falta de ética. Aquí, el ciudadano propone la rendición de cuentas públicas, que incluya la medición de los impactos ambientales y sociales derivados de la actividad empresarial.

El resto de prioridades sociales son la vivienda y la explotación laboral, que ocupan la cuarta y quinta posición respectivamente. La salud queda relegada a la sexta posición y la desigualdad entre hombres y mujeres no ha llegado al 50%.

En materia ambiental, en torno al 90% de los encuestados proponen a las empresas una mejora en la eficiencia energética, el diseño de productos con mayor usabilidad y vida útil, así como la promoción de energías limpias.

Hasta el 14 de junio las empresas irán colgando sus casos empresariales en la plataforma de RSC Made in Spain, para que la ciudadanía pueda votar aquellas que conecten más con sus inquietudes reales. A partir del 17 junio, y hasta principios de septiembre, comenzará la votación ciudadana de modo que a la vuelta de vacaciones podremos saber qué iniciativas empresariales tienen mayor aceptación social.

Consumo responsable

La otra encuesta ha sido realizada por la consultora Deloitte, con la colaboración de varias empresas. En ella, los consumidores españoles afirman tener en cuenta la sostenibilidad en sus compras, aunque reconocen que el precio sigue siendo el principal factor que orienta sus decisiones de consumo en el día a día. Esta dicotomía aspiración-actuación es el fenómeno que se conoce como “Green gap” y que constituye una de las principales conclusiones del estudio, titulado El dilema del consumidor en España.

El 75% de los consumidores afirman que estarían dispuestos a pagar más por un producto que, además de ser funcional, contribuyera a la sostenibilidad del entorno. Sin embargo, ellos mismos señalan como factor determinante en su decisión de compra la relación calidad-precio y, en segundo lugar, los aspectos relacionados con la salud. Un 32% de los encuestados manifiesta que estaría dispuesto a pagar entre un 10% y un 15% más del precio base por adquirir un producto sostenible y casi un 20% estaría dispuesto a pagar entre un 6% y un 10% más.

Los resultados de la encuesta y los datos obtenidos en otras fuentes y estudios, reflejan que, aunque los ciudadanos están cada vez más familiarizados con los aspectos ligados a la sostenibilidad y al consumo responsable, no conocen con exactitud el significado ni el alcance de estos conceptos.

Deloitte también ha hecho un trabajo de campo con las 11 empresas del Foro Estilo Sostenible: Campofrío, DKV Seguros, Ecoalf, Ecoembes, Leroy Merlin, Mango, Grupo Matarromera, Melia Hotels International, Nestlé, PepsiCo y Unilever España.

Todas ellas coinciden en señalar el precio como el factor primordial en la decisión de compra. También coinciden en las dificultades que conllevaría el desarrollo de un sello único de sostenibilidad y en el papel de las Administraciones Públicas que, en su opinión, no deberían sobrerregular en la materia sino buscar la simplificación administrativa, la unidad de mercados y la homogeneización de criterios.

Tres casos

Durante la presentación del informe, celebrada en colaboración con la Fundación Biodiversidad, Unilever, Leroy Merlín y Ecoembes presentaron varias de sus iniciativas en torno al consumo sostenible.

Leroy Merlín apuesta por la innovación, ofreciendo productos eficientes e integrando el concepto “Do it yourself”. Unilever anima a los consumidores a incorporar pequeñas acciones en su día a día que mejoran su salud y bienestar. Y Ecoembes (dedicada al reciclado) promueve la creación de ciudadanos más concienciados, incentivando el reciclaje en casa.

La economía del bien común ¿Es posible esta alternativa?

k1745013Es la alternativa a la economía tradicional. Se trata de reemplazar el lucro por la búsqueda del bienestar y la competitividad por la cooperación, pues aseguran que el dinero debe ser una herramienta para lograr el bien social.

Ya que el capitalismo esta fase de “suicidio”, y necesitamos regenerar nuestra economia a base de una aternativa viable, algunos aseguran que la solución pasa por aprender de nuestros errores, pasados, y evolucionar. No solo nuevos modelos economicos a base de mucha tecnologia, sino “evolucionar desde dentro”: en valores, y entre ellos la ética. Volver al bien común.

No quiero decir que esto sea fácil, auque tampoco imposible (parecia imposible poner un hombre en la luna, ,…)  nuestro sistema sanitarios funciona muy bien, ¿podria servir de ejemplo ?). Les lanzo el debate, de si esta alternativa la ven ves viable o no. En quéambitos seria posible y en qué otros ambitos no, o con que alcance o limitación.

Dejo abierto el debate, invitando a mis amigos a la reflexión compartida.

Comunicar valores no es una moda, es la única opción inteligente en la era de la consciencia social.

Cultivando valores de futuro” La publicidad y la comunicación corporativa tiene una enorme influencia para imponer modas, actitudes y estilos de vida. La publicidad refleja un diagnóstico de la vida social; porque a través de los anuncios podemos descubrir las aspiraciones y los valores de una cultura.”

La comunicación con valores es la que los anunciantes eligen la difusión de valores en sus mensajes publicitarios como estrategia de diferenciación. Su objetivo es por supuesto elevar ventas, pero la diferencia es que eligen hacerlo alineándose con causas sociales. Se entiende que las empresa son agentes de cambio social, y que cada ciudadano, cada persona tiene ese “empoderación” ese poder, esa capacidad. Reflejarla y destacarla lo hace alinearse con esa causa. Construyendo valores positivos para el ser humano. En este articulo reviso las etapas de la publicidad y como hoy en la etapa del cambio social, lo inteligente para las empresas es transmitir valores humanos… desde dentro. Me he basado mucho en un texto del ministerio de educación, en su informe educación y publicidad Desarrollo, transferencia y difusión social de la investigación en TIC para la Educación[i] que podes ver completo en el enlace.

 

Etapas de la publicidad y los mensajes de comunicación hacia el comprador y la sociedad.

Primera etapa: Tras la crisis del petróleo, florece una amplia competencia en todos los campos que obliga a una profunda diferenciación funcional de los productos. Se busca la cualidad específica sobre las otras marcas: se crean -o se aparentan crear- nuevos usos, nuevas prestaciones, nuevas fórmulas. Fueron los años del anuncio demostrativo y del anuncio implícitamente comparativo: “Compare nuestro detergente X con su detergente habitual…”. La apelación consistía, por tanto, en la enumeración de cualidades. “Le ofrecemos más por menos precio; consume menos gasolina a los 100 Km., y desarrolla una potencia de 250 caballos…”.

Pero, con el tiempo, esta tendencia llegó al nivel de saturación. Los publicitarios se dieron cuenta de que la tecnología había igualado tanto los productos que era muy difícil distinguirse de la competencia por algún aspecto estrictamente funcional. Por otra parte, descubrieron también que el público no era capaz de retener tanta información como quería transmitírsele en cada spot.

Segunda etapa: Las marcas recurren a la creación de valores como estrategia de diferenciación y posicionamiento. En esta etapa se venden contenidos emocionales exclusivamente (sueños, valores, deseos…). Los productos son casi iguales, con la tecnología se hacen muy similares y vender diferenciación se hace difícil. Por ello se recurre a factores emocionales  asociados al consumo del producto. Como por ejemplo, Camel durante varias décadas ha vendido aventura. No un cigarrillo más o menos suave, sino un valor muy concreto: “El sabor de la aventura”; es decir, evasión. En una sociedad tan tecnificada, tan llena de polución y de estrés, la propuesta de aventuras, de reencuentro personal con la libertad y con la naturaleza resultó una oferta estimulante durante los años ochenta. La evasión -toda la publicidad explota mucho este valor- era lo que realmente nos vendían sus anuncios. Así, hasta que -a principios de los noventa- decidió cambiar su posicionamiento y dirigirse a un público más joven, menos soñador de aventuras exóticas. Sus campañas, centradas ahora en la mascota de Joe Camel (convertida en muñeco de trapo) y con mensajes divertidamente paternalistas (“No tires un Camel encendido por la ventana”, etc.), mostraron una actitud más escéptica, más desenfadada e irónica, en un contexto deliberadamente urbano y juvenil. Habían cambiado los valores de su campaña, aunque el producto seguía siendo el mismo.

Pero en esta etapa suceden tres factores que dificultan cada día más vender diferenciación debido a un conjunto de factores:

  1. Incremento cuantitativo y cualitativo de la oferta. Hay muchos productos y casi todos cumplen bien su función para la que son creados.
  2. Apertura de las empresas a la comunicación. Todas las empresas de cierta relevancia han comprendido que deben dedicar fuertes sumas de dinero a la comunicación de sí mismas y de sus productos. La competitividad es enorme.
  3. Contaminación mediática. La sociedad postindustrial es una sociedad hipermediatizada, La proliferación de canales (locales y universales; generalistas y temáticos; impresos, electrónicos, online, etc.) junto a la multiplicación de los emisores (las empresas, las corporaciones, las ONGs, las instituciones…) ha conllevado un progresivo y desenfrenado aumento de los mensajes publicitarios o comunicativos. Nuestro entorno vital se ha convertido en una jungla de anuncios en la que resulta muy difícil hacerse oír
  4. Pérdida del sentido de los productos. La dificultad que encuentran los productos para significar algo para alguien. En la sociedad tradicional, cada producto ocupaba un lugar definido en la vida de las personas. Ese lugar, atribuido por la tradición, estaba cargado de significados sociales, rituales o simbólicos. Ahora sólo permanecen algunos: la pipa para el hombre, el reloj de pulsera como regalo de primera comunión… La mayoría han sido barridos en nuestra sociedad contemporánea, pues las infinitas variantes de los productos han terminado por hacerlos muy parecidos
  5. Atribución de un nuevo simbolismo a los productos. Despojados de su significado interno, los productos aparecen débiles en su apelación al consumidor. Además, en esta sociedad de la información que sólo valora lo que significa algo, los productos se ven obligados a adquirir una nueva significación que sustituya a la anterior y les dé verdadero sentido. El recurso a la filosofía de la empresa, a los valores de la marca, termina por configurar una comunicación persuasiva llena de valores y elementos simbólicos que son atribuidos a los productos por medio de la publicidad.

Tercera etapa: La publicidad basada en valores. En la era del cambio social, del pesimismo, del miedo líquido, las marcas han de alinearse con el optimismo, la esperanza, el cambio social positivo. La marca debe reflejar una empresa consciente de su responsabilidad social. Pero para ello ha de ser creíble. No basta con crear publicidad en línea con una causa social, sino que la merca ha de practicarla muy seriamente.  Ser conocida por ello. Es decir la comunicación ha de ir desde dentro hacia afuera. Para poder estar en línea con ese público al que pretende dirigirse. Si es posible conjugar publicidad  basada en valores humanos. Hay marcas que ya lo hacen. La marca se convierten en portadores de un mensaje de dignidad, causa social, es en cierta medida un despertador de conciencia social.

¿Qué valores nos “vende” la publicidad actual?

  1. Resuelven problemas psicológicos : Muchos de los institutos sociológicos que se dedican a este campo adoptan como premisa de partida que cada grupo de nuestra sociedad tiene unas necesidades emocionales profundamente arraigadas, y que su trabajo para los directores de marketing de las empresas consiste en aislar e identificar los problemas psicológicos que afecten a cada sector de la población; así podrán los creativos publicitarios transformar los productos ordinarios y cotidianos en algo mágico que actúe como medicina para esas frustraciones de la audiencia. Esta es la estrategia publicitaria que podemos encontrar en las campañas de algunas marcas bien consolidadas. Así, Marlboro se dirige a los jóvenes super impresionables en busca de su identidad destacando en sus anuncios la autoconfianza y firmeza del cow-boy. De igual modo, las empresas de automóviles japoneses (Lexus, Toyota) logran acercar e integrar en el sistema consumista norteamericano a los jóvenes individualistas rebeldes: en sus campañas hablan de valores muy centrados en el sentido práctico y en la simplicidad. Y lo mismo cabría decir de Apple Computers, que se ha ganado a la generación de la contracultura, la del 68 (escépticos y hostiles al consumo, con valores centrados en motivaciones internas: inteligencia, integridad, introspección, creatividad, individualismo) presentando a sus máquinas como amistosas ampliadoras de la mente.
  2. La desorientación cultural en torno a los valores y las creencias hace que el hombre y mujer contemporáneo parece sumergido en una crisis de identidad que afecta al sentido ético y a las creencias. No es descabellado decir que la publicidad ha asumido el papel de ofrecer valores firmes, seguros, incuestionables y pacíficamente aceptados por la mayoría. Muchos sociólogos afirman que la publicidad ha venido a ocupar para muchos el lugar que antes asignaban a la religión, a la escuela o a la familia.
  3. La mediatización incontrolada de nuestra experiencia por los mass media es una de las principales causas de preocupación en nuestros días. Muy especialmente, preocupa a los científicos la televisión, en tanto que ocupa un lugar hegemónico en la creación del universo visual que nos rodea y del que diariamente obtenemos gran parte de los datos que determinan nuestra imaginación, nuestra concepción general del mundo y de nosotros mismos. La imagen que nos forjamos de la felicidad viene fabricada industrialmente por las imágenes televisivas, según la regla que dicta ese medio: sólo debe aparecer allí como real lo que se deja convertir en espectáculo. Con esto, la distancia entre lo real, lo imaginario y lo publicitario, se borra y difumina.

La capacidad de los anuncios para transmitir valores culturales ha sido interpretada de formas totalmente opuestas. Para algunos, la publicidad no crea ni impone determinados valores, sino que refleja fielmente las aspiraciones de la sociedad en la que se integra. Precisamente porque debe “agradar” a los consumidores, es de todo punto inconsistente -argumentan- que los anuncios traten de cambiar las creencias y los ideales de la gente. La publicidad sería, para estos autores, un mero “espejo” de los valores que ya están presentes en la vida social; y, en el mejor de los casos, no haría sino reforzar los valores que cree descubrir en los comportamientos de los individuos.

Frente a esta postura, muchos otros autores afirman exactamente lo contrario: la publicidad tiene una enorme influencia para imponer modas, actitudes y estilos de vida. La tiene más que ningún otro tipo de discurso mediático precisamente por su impronta persuasiva y su papel hegemónico en la comunicación de masas.

No obstante,  unos y otros parecen coincidir en estos tres aspectos:

a) La publicidad refleja un diagnóstico de la vida social; porque a través de los anuncios podemos descubrir las aspiraciones y los valores de una cultura.

b) A la vez, la publicidad se convierte en un fabuloso catalizador de nuestra cultura, porque potencia y mitifica determinados deseos y valores.

c) Sin embargo, esto no sucede de modo inmediato ni automático; depende de los productos que se anuncian y de las sociedades donde se publicitan.

La comunicación basada en valores en la que los anunciantes eligen la difusión de valores en sus mensajes publicitarios como estrategia de diferenciación. Su objetivo es elevar las ventas, por supuesto. Pero esto puede hacerse favoreciendo los valores humanos, en lugar de destruirlos, modificarlos, o neutralizarlos. Es publicidad responsable socialmente.

Responsabliidad social corporativaHacer “Responsabilidad Social Corporativa” para una compañía significa

  1. Responsabilizarse con la comunidad
  2. Colaborar en construir una sociedad más humana
  3. Reflejar necesidades que enaltecen al ser humano
  4. Dar mensajes publicitarios donde el placer pasajero hedonista y fugaz es cada vez una tendencia menor.
  5. La publicidad es un espejo de la sociedad que forma o deforma la realidad

Por tanto, para estar en línea con los cambios sociales en la era del cambio social, lo inteligente es formar parte de ese cambio de forma positiva, estando en línea con las causas sociales, en lugar de estar en frente de ellos. Alinearse con la dignidad humana, el optimismo, la esperanza de un mundo mejor, más humano, más digno, más sostenible.


[i] [i] El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, a través del Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y de Formación del Profesorado, pone a disposición de la comunidad educativa estudios relacionados con él ámbito de la educación y las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).