las 10 tendencias para 2017 y los próximos años

ulso-a-la-roboticaEl “Informe de las 10 últimas tendencias de consumo para 2017”, se basan en las actividades de investigación mundial de Ericsson ConsumerLab por más de 20 años, así como en los datos de una encuesta en línea de usuarios avanzados de internet en las 14 principales ciudades de todo el mundo, realizada en octubre de 2016. Aunque el estudio solo representa 27 millones de ciudadanos, su perfil de usuarios pioneros los hace importantes para entender cuando se explora sobre tendencias futuras.
  1. IA en todas partes:El 45 por ciento de los usuarios avanzados de Internet quiere un asesor de IA en el trabajo (comparado con el 35 por ciento a nivel mundial), y a uno de cada cuatro le gustaría tener un IA como su administrador. Al mismo tiempo, casi seis de cada diez encuestados están preocupados de que los robots IA muy pronto hagan que muchas personas pierdan sus trabajos.
  2. Acelerando el ritmo para el Internet de las Cosas: Los consumidores están utilizando cada vez más aplicaciones automatizadas, lo que promueve la implementación del IoT. La mitad considera que los smartphones aprenderán sus hábitos y realizarán sus actividades de manera automática.
  3. Los peatones incentivan los vehículos autónomos: Los conductores de vehículos podrían no existir en el futuro. Uno de cada cuatro peatones a nivel mundial, se sentiría más seguro al cruzar una calle si todos los vehículos fuesen autónomos, y el 65 por ciento de ellos preferiría tener un vehículo autónomo.
  4. Realidad combinada:Más del 70 por ciento de los usuarios de realidad virtual considera que la RV será indistinguible de la realidad en solo tres años. Casi el 60 por ciento de los encuestados ya están interesados en guantes o zapatos que les permitan interactuar con objetos virtuales.
  5. Cuerpos fuera de sincronización:A medida que los vehículos autónomos se tornan una realidad, los problemas de mareos aumentarán, lo que hace prever a un tercio de los encuestados, la necesidad de pastillas contra los mareos. El 40 por ciento también quiere pastillas para combatir las náuseas – generada por la tecnología de realidad virtual y aumentada.
  6. La paradoja de seguridad de los dispositivos inteligentes:Más de la mitad, a nivel mundial, ya usa alarmas de emergencia, localización o notificaciones en sus smartphones. De aquellos que afirman que sus smartphones los hacen sentir más seguros, tres de cinco afirman que toman más riesgos porque confían en sus teléfonos.
  7. Silos sociales:Hoy, las personas convierten sus redes sociales en silos por voluntad propia. Casi el 40 por ciento afirma que las redes sociales son su principal fuente de noticias. Y casi un tercio valora más las opiniones de sus contactos que los puntos de vista de los políticos.
  8. Realidad personal aumentada:A los dos tercios de los entrevistados les gustaría usar lentes de realidad aumentada para iluminar ambientes oscuros y peligros inminentes (comparados con más de la mitad de las personas a nivel mundial), al 40 por ciento también le gustaría “borrar” elementos desagradables que se encuentren cerca de ellos.
  9. La privacidad dividida:Más del 50 por ciento de los usuarios avanzados de internet solo quieren usar servicios encriptados pero las personas están divididas. A la mitad solo le gustaría tener una apropiada y razonable privacidad en todos los servicios, y más de cuatro de un total de diez consideran que la privacidad ya no existe.
  10. Alta tecnología para todos:A casi dos de tres usuarios avanzados de internet les gustaría obtener todos sus productos de las cinco mejores empresas de TI. De estos, más de cuatro de un total de cinco, considera que esto sucederá dentro de cinco años.

Ya que la tecnología va a avanzar tan rápido, me pregunto si la persona se adaptara así de rápido a este nievo mundo. si hace 500 años nos fuimos al otro lado del mar ,ahora hemos transformado nuestro entorno hasta hacerlo parecer un nuevo mundo. Y si este se estropea, pues buscamos otro no emigramos.

En mi opinión, la rapidez de adaptación de la persona a nivel psicológico, social y afectivo no es el mismo ritmo que el ritmo de su lado racional. De igual modo que los niños superdotados o como se dice ahora mismo con alto rendimiento sufren mucho por tener capacidades elevadas que les asoman a los problemas y cuestiones mas difíciles de dar respuesta por la condición humana. Sufren un desfase emocional, pues no suele madurar a la rapidez que si lo hacen su cerebro racional o sus otras capacidades. Son incapaces de controlar sus emociones que no han madurado a la velocidad que si lo hace su desbordante actividad intelectual.

Me refiero a este suceso que tiene lugar a nivel individual, para referirme al desafase emocional que nos va a suponer cambiar el mundo de forma tan radical. Máxime cuando habrá una pequeña porción del mundo con acceso a este mundo de primera clase, y la inmensa mayoría que seguirá en la era analógica.Y de los que estén el la era 4.0 es de suponer que tendían un gran jet lag socio emocional por tan gran giro copernicano.

LLamo la atención a esto para indicar la necesidad de adecuar la transición humana que faciliten los mecanismos de adaptación socioemocional del individuo. Que le eduque para vivir el un mundo hiperconectado, mas de lo que esta ahora sin adicción a las tecnologías, evitando los delios ciberneticos, o los cambios sociales que restaran nuestra humanidad.

 

Anuncios

las Empresas Inteligentes tienen una perspectiva proactiva y las dirigen líderes que aplican el pensamiento sistémico

f7306-empresainteligente02

Beneficios de aprender con el aula invertida

Básicamente, las clases invertidas  requieren que los formadores educadores o profesores transformen el modelo clásico, dando conferencias presenciales, y en su lugar se envían  conferencias a casa en streamming y proporcionando más tiempo para la interacción del grupo, para el cara a cara en el aula presencial.

 

la mayor ventaja del aula invertida  es que los participantes pueden trabajar a su propio ritmo y ser evaluados individualmente cuando están listos para ello. Pueden progresar a su propio ritmo. Esto es genial para los estudiantes mas motivados y mas capaces que quieren aprender más ya un ritmo más rápido.

clase-ivnertida-vs-clase-tradicionalTambién es bueno para los estudiantes que necesitan más tiempo y necesitan trabajar a un ritmo más lento.

Los módulos de aprendizaje individualizados e independientes no funcionan muy bien, en general. Debido a que este tipo de estudiantes con mas baja motivación o que le cuesta mas adquirir los aprendizajes necesitan un compromiso personal y un estímulo para hacer su trabajo.     

En resumen los beneficios de aprender en la clase invertida:

  1. Mejor interacción estudiante- profesor
  2. Mejor retención de conocimiento
  3. Mejores resultados de las pruebas
  4. Los estudiantes ausentes pueden alcanzar más fácilmente
  5. Contenido instructivo siempre disponible
  6. Mejora del compromiso estudiantil
  7. Más instrucción personalizada para cada estudiante
  8. Los estudiantes avanzados pueden avanzar más fácilmente
  9. Los estudiantes que necesitan mas apoyo  pueden recibir la ayuda que necesitan

El profesor del siglo 21 tiene que enseñar lo que no sabe

225px-Peter_Senge.jpgPeter Senge, experto en educación, cree que para innovar en educación hay que crear un modelo pedagógico en el que docente y alumno aprendan a la vez.

La innovación en la escuela y en los modelos educativos no pasa por meter dentro del aula las TIC, o con hacer enseñanza a distancia.

La sociedad de hoy día requiere profesionales disruptivos, creativos, que piensen, que se autoformen a la velocidad que los tiempos requieren. Y por supuesto esto significa que los profesores ni los contenidos son lo suficientemente avanzados y requieren de alumnos que contribuyan a desarrollarlos. Ademas, ¿cómo aprender a pensar en “modo creativo” si te lo dan todo hecho? Por tanto, si queremos formar alumnos y profesionales creativos y disruptivos, emprendedores e innovadores este camino ha de iniciarse mediante el método de enseñanza. Aprender a pensar diferente a través del método de aprendizaje. Sólo así se convierte en un hábito y despertamos las competencias que se necesitan en el entorno 4.0 de hoy.

Este método ya esta creado y suficientemente probado y validado por Peter Senge.Considerado por The Economist como uno de los 50 pensadores más influyentes del mundo en el ámbito de la gestión empresarial, Senge se empezó a interesar por la educación tras el éxito en diferentes universidades de Estados Unidos de su best-seller La Quinta Disciplina. Publicado en 1990, el libro contiene las claves para hacer competitiva cualquier institución con una estrategia de aprendizaje diseñada por el propio Senge.

En lugar de aburridas clases se emplean otros métodos de aprendizaje, como la metodología Flipped Classrom, o clase invertida en la  que se aprende la teoría en casa y se realizan proyectos en clase, ya crece en España. en mi opinión los ingredientes que debe llevar un método a la altura de las necesidades de la industria 4.0 según estos autores podría resumirse así:

  1. La idea es aprendizaje colaborativo en equipo. Se plantea un problema un reto, y se dan las herramientas básicas, mediante las cuales los estudiantes tratan de resolverlo. Por el camino aprenden el manejo y los limites del tema
  2. Trabajo en talleres, workshops. Manejando el grupo, su interacción y su domínica mientras se resuelve el reto.
  3. pensamiento divergente. El estudiante ha de crear o bien llegar a una solución desconocida de antemano . No dada, habrá de explorar caminos, y rutas.
  4. Producción y co-creación alumno y profesor. A menudo los problemas que se pueden plantear puede requerir cocreacíon entre equipo de alumnos y profesorado.

El método del descubrimiento es un buen punto de referencia a si el lector desea relacionar esta formula con algo conocido. Si bien esta metodología va mucho mas allá. ¿te gustaria aprender con este método tu siguiente curso?

 

Directivos españoles: los profesionales con menos conocimiento digital, pero los que más se están formando

Según datos del informe ‘Digitalización de los profesionales españoles’ elaborado por ISDI

11/10/2016 Los directivos son los profesionales con menos conocimientos digitales en España, a pesar de que sobre ellos recae en gran medida la estrategia de transformación digital de las empresas. Sin embargo, la rápida aceleración de este cambio en la sociedad española les está llevando cada vez más hacia la formación. Estas son las principales conclusiones del primer estudio sobre la “Digitalización de los profesionales españoles” que ha elaborado ISDI, primera escuela de negocios digital en España.

El informe, realizado a partir de cuestionarios individuales sobre el grado de preparación de los profesionales que deciden digitalizar sus carreras, muestra importantes lagunas que tienen que ver, sobre todo, con la cultura y el enfoque empresarial hacia la economía digital y la falta de una visión integral y multidisciplinar de la misma. Como apuntan los siguientes resultados, los directivos, que deben liderar la transformación digital, son los menos preparados para ella y sectores en donde existe una enorme desintermediación como Seguros o Automoción, están a la cola en este proceso.

 

¿Quién se digitaliza?

Según el informe, por tramos de edad, los profesionales de entre 32 y 44 años son los más interesados en digitalizarse: representan un 49,5% de las personas que se forman. Este colectivo se define con un perfil de más de diez años de experiencia profesional, que buscan ampliar sus conocimientos en las disciplinas digitales y ocupan en un 80,6% de los casos puestos con responsabilidad (un 42,4% como directivos). Los mayores de 45 aún se resisten a abordar esta importante transformación y forman el grupo minoritario: un 12,8%.

El ratio entre los profesionales que se digitalizan según su situación laboral es abrumador a favor de los ocupados: un 90,8% frente a tan solo el 9,2% de parados. Entre los ocupados, también destaca la categoría laboral en la cual están ocupados. Así, un 48,8% de los cursos los reciben quienes trabajan como empleados. Sin embargo, teniendo en cuenta que un porcentaje del 13,1% de directivos que se digitalizan resulta muy elevado en comparación con el tamaño de este grupo en la población española en 2016 -solo un 4,07% de las personas en activo son directivos (según el INE)-, su ratio de formación triplica ese porcentaje y los posiciona como el grupo profesional que más se forma.

En cuanto a especialidad, Comunicación y Marketing domina claramente el apartado de los departamentos que más se forman. Un 45,4% de la preparación la reciben estos profesionales, muy probablemente por la relevancia que conceden las empresas al posicionamiento en Internet y su presencia en redes sociales. En el lado opuesto, Recursos Humanos (2,8%); Tecnología (1,4%) y Dirección (2,3%) son los departamentos que menos se forman.

Finalmente, respecto a la financiación, se desprende del estudio que la formación es más una cuestión de iniciativa personal que de apoyo económico por parte de las empresas. En una mayoría de los casos son los profesionales quienes abonan su formación (57,4%) y la abordan como una mejora de sus capacidades no solo para digitalizar la empresa en la que trabajan sino como desarrollo personal en futuros proyectos. El 33,8% reciben una beca completa de su empresa mientras que el 8,8 disfruta de una ayuda parcial.

 

Conocimientos digitales reales

  • Nota por género. No existe brecha de género en torno a los conocimientos digitales. Las mujeres sacan la mejor puntuación en el tramo de profesionales con más de 20 años de experiencia laboral (6,2 sobre 10), y los hombres ganan en los segmentos anteriores: un 4,5 los que acumulan una experiencia entre los 10 y los 20 años y un 5,4 los más jóvenes con menos de 10 años de trabajo. Las disciplinas donde más fuertes son ellas: buscadores, ecommerce y social media; mientras que ellos parecen más decantados por mobile y marketing digital.
  • Nota por categoría laboral. La dirección tiene la nota media más baja en cuanto a conocimientos digitales. Si se analizan las distintas disciplinas, los directivos españoles dominan las áreas de negocio, financieras y las relacionadas con comercial, ventas y marketing (una nota del 6,5 en ecommerce, marketing digital y Social Media) pero son los menos preparados en las especialidades más puras de la Red. Ahí es donde están sus debilidades: un 4,3 en publicidad, buscadores, tecnología, mobile, métricas, diseño y contenido). En esta parte tampoco aprueban empleados de base ni managers; solo los jefes de proyecto sacan un 5 raspado.
  • Disciplinas digitales. Las disciplinas digitales en las que mayor conocimiento existe son estrategia de marketing (7,1), ecommerce (7,2) y redes sociales (6,7). Diseño y contenido es la de menor puntuación y también existe un importante déficit en tecnología, métricas y mobile.

Sectores que apuestan por la transformación

El análisis por sectores refleja la amplísima distancia que Consultoría saca a todos los demás en el grado de formación digital de sus profesionales, con ratios que suponen más de un 30% de avance con respecto al siguiente, Publicidad. Aunque con porcentajes más pequeños, áreas de actividad como Distribución y Retail, Bienes de Consumo y Comunicación muestran ya su incipiente apuesta por la digitalización. La otra cara de la moneda la personifican sectores como Seguros, Lujo, Automoción, Energía… sectores donde la irrupción de Internet es clave y, sin embargo, muestran un gran retraso en su apuesta por la transformación digital.

 

Ante estos resultados, el CEO de ISDI, Nacho de Pinedo, comenta que “la digitalización se reparte de manera desigual. El estudio revela las luces y sombras que existen en su desarrollo. En el lado negativo, se ve claramente que sigue existiendo un profundo gap entre las necesidades de digitalización de las empresas y el desarrollo del talento digital, absolutamente clave para su éxito. En el horizonte del 2020 un 45% de los profesionales tendremos trabajos relacionados con el entorno digital.”

“Por el contrario, -continúa-, en el lado positivo cada vez son más los profesionales y, en especial, los directivos que se dan cuenta de que tener una web y perfiles en redes sociales no significa ser digital, y que se acercan a instituciones como ISDI para buscar una formación estratégica de negocio digital, pagándose la formación mayoritariamente de su bolsillo. Es necesario que siga progresando la apuesta por la formación de los profesionales que quieren reciclarse pero también que las empresas aceleren en la preparación de sus equipos y en su digitalización real”.

ISDI, que ha creado el estudio sobre la “Digitalización de los profesionales españoles” para evaluar de forma real el grado de penetración de los conocimientos digitales en el tejido empresarial, tiene como objetivo desmitificar la creencia de que si los empleados manejan las redes sociales y la compañía tiene una web y canales de venta online, está digitalizada. En cambio, es necesario poner el foco en donde realmente importa: el grado de implicación de la dirección y la transversalidad de los flujos de trabajo digital, los conocimientos y la especialización.

La crisis espiritual de la civilización capitalista plantea cuestiones urgentes

397450_454160781305883_1120888561_nEl discurso de la modernidad y las tradiciones religiosas deben contribuir a la justicia y la ética

La conciencia de la crisis moral de nuestro tiempo plantea cuestiones de inmediata urgencia si se trata de caminar hacia una sociedad más cercana a sus ideales de justicia. En este camino debe recuperarse el discurso de la modernidad, encontrando en él las bases de una fundamentación ética compartida que haga viable un orden social. Al mismo tiempo, las tradiciones religiosas disponen de un caudal de ideas e emociones que deben contribuir a construir un camino consensuado hacia la justicia y la ética. Por Juan M. Rufo.
Cartel utilizado durante la campaña presidencial americana de William McKinley en 1896-1897, que refleja los valores del capitalismo. Imagen: Northwestern Litho. Co, Milwaukee. Fuente: Wikipedia.

Cartel utilizado durante la campaña presidencial americana de William McKinley en 1896-1897, que refleja los valores del capitalismo. Imagen: Northwestern Litho. Co, Milwaukee. Fuente: Wikipedia.
La conciencia de la crisis moral de nuestro tiempo plantea cuestiones de inmediata urgencia si se trata de caminar hacia una sociedad más cercana a sus ideales de justicia.

En este camino debe recuperarse el discurso de la modernidad, encontrando en él las bases de una fundamentación ética compartida que haga viable un orden social. Al mismo tiempo, las tradiciones religiosas disponen de un caudal de ideas e emociones que deben contribuir a construir un camino consensuado hacia la justicia y la ética.

El fenómeno de la crisis del humanismo responde a la conjunción de factores como el acelerado avance científico-técnico de las últimas décadas y sus consecuencias en la vida cotidiana y en nuestra forma de valorar sus aplicaciones, la asimilación de la multiculturalidad y del relativismo, la nueva conciencia del puesto del hombre en el universo y en la naturaleza, los avances en las neurociencias.

Además, last but not at least, la reflexión filosófica del siglo XX acerca de la “muerte del hombre” y la “muerte del sujeto” (sucesora de una interpretación concreta de los denominados “filósofos de la sospecha”) [1].

Todo esto ha llevado a la idea, más o menos difusa, más o menos consciente, de que el ser humano no es una entidad consistente, sino sólo un epifenómeno, una manifestación provisional resultante del cruce de muy diversos factores, del cual no podemos predicar una esencia (“lo que el hombre es”) ni ante el cual nos sentimos obligados de una forma vinculante (“lo que el hombre debe ser”, “cómo debe actuar el hombre”). Por ello resulta hoy muy difícil presentar un discurso coherente y consistente acerca del ser humano, un humanismo en el sentido clásico de la palabra. Más bien lo que podemos encontrar son actitudes post-humanistas o humanismos en un sentido muy débil, transidos de o justificados desde posturas voluntaristas o actitudes emotivistas.

Por otro lado, la pregunta por la fundamentación de la Ética ha quedado marginada no solamente en muchas de las discusiones filosóficas de la actualidad, sino también en la vida corriente. En este sentido, haciendo una distinción entre lo que denominaríamos “fundamentaciones fuertes” y “fundamentaciones débiles” de la Ética, se puede decir que hoy estamos en el tiempo de las segundas, que se apoyan básicamente en experiencias emocionales (de ahí el alto componente emotivista de los individuos de nuestra cultura), en consensos débiles (algo es rechazable o aceptable, pero no sabemos bien por cuánto tiempo ni bajo qué condiciones) o en intuiciones difusas (por ejemplo, la mayoría defendemos los Derechos Humanos, pero no estamos de acuerdo en cómo fundamentarlos: si en la costumbre, si en la ley positiva, si en la impresión de que nos va mejor a todos respetándolos…).

Estos rasgos de la actualidad contrastan claramente con los grandes ideales de la Modernidad, en que se buscaba una clara cimentación de lo ético desde principios claros e incuestionables, y son expresión de la denominada Post-Modernidad, que inundó las diversas manifestaciones culturales (no solamente en el campo de la Filosofía) durante la segunda mitad del pasado siglo.

Creemos que estas dos características de nuestro hoy –la crisis del humanismo y la crisis de la fundamentación de la Ética- están íntimamente relacionadas entre sí. La ausencia de una imagen del hombre, de una idea de hombre, hace muy difícil la existencia de un proyecto ético para la sociedad, con sus consecuencias en campos como la educación, la política y la economía.

Por otro lado, la falta de unos fundamentos claros en la Ética y la falta de un horizonte humanista tienden a convertir a ésta en una especia de hoja de cálculo de beneficios y pérdidas, de causas y consecuencias, sin reflexionar acerca de la forma como realizamos las valoraciones morales y acerca de la imagen o no-imagen de hombre que subyace.
Caminos para el futuro

Ante esta realidad, creemos que en el siglo XXI hemos de recuperar la reflexión acerca del humanismo y acerca de la fundamentación de la Ética. Evidentemente, tendremos que hacerlo contando con la experiencia de vivir en una cultura que tiene los rasgos que hemos ido presentando, y extrayendo consecuencias de la Modernidad y de la crisis de ésta.

Pero es necesario el trabajo de reconstrucción del humanismo, que entre otras cosas pueda ayudarnos a construir una Ética para nuestro tiempo y desde la cual orientar nuestras valoraciones y nuestras decisiones.

Desde nuestro punto de vista, hay cuatro posicionamientos éticos (sin excluir a otros) en nuestra tradición occidental que, releídos críticamente desde la actualidad, salvando toda la riqueza que nos pueden aportar y combinados de una manera adecuada, pueden ayudarnos a reconstruir una imagen del hombre y una Ética para el mundo en que nos situamos. Tales posicionamientos son los siguientes:

1) La tradición de la ley moral natural, que ha de ser leída desde nuestro hoy y ha de entrar en diálogo con la riqueza moral de las culturas y de las religiones. La tradición de la ley moral natural, en sus diversas manifestaciones históricas, ha intentado encontrar unos puntos éticos básicos a los que podemos apelar desde nuestra condición humana.

Aquí encontramos una fuente de perspectivas que en pueden enriquecer y orientar la reflexión de nuestro presente [2]. En la misma línea podemos considerar el “Proyecto Weltethos”, coordinado por Hans Küng, que busca una confluencia de las distintas tradiciones religiosas en unos puntos éticos básicos y válidos para toda la Humanidad [3].

2) La ética kantiana, con su insistencia en el hombre como ser racional con un valor en sí mismo, que ha de ser tratado siempre como un fin y nunca como un mero medio. En este sentido, se puede considerar la reflexión ética de Immanuel Kant como el gran intento de fundamentar una ética humanista de la Modernidad, a partir de la racionalidad y de la autonomía del hombre [4].

3) La ética comunicativa, concretamente como es presentada por Karl-Otto Apel y Jürgen Habermas, especialmente por su insistencia en llegar a consensos racionales elaborados desde una situación transcendental [5].

4) La ética de la responsabilidad de Hans Jonas, preocupada por elaborar una ética para la civilización tecnológica, que lleve al hombre a respetar la naturaleza, la existencia de la Humanidad y la permanencia de ésta en su humanidad. Su formulación del “imperativo de responsabilidad” es una guía para la acción humana en un contexto en que las consecuencias de nuestras acciones tecnológicas tienen un influjo que se escapa a nuestra previsión, tanto en el espacio como en el tiempo, pudiendo afectar a las generaciones futuras [6].

Creemos que una reflexión que relea y reelabore críticamente los elementos de estas cuatro posiciones puede ayudarnos a elaborar ese discurso humanista y ético, fuertemente fundamentado, que en nuestra opinión nuestra cultura necesita. Por supuesto, no se trataría de una lectura puramente “moderna”, que no tenga en cuenta las aportaciones positivas que podemos extraer de la crisis de la Modernidad en todas sus vertientes, ni el complemento de otras aportaciones filosóficas.

A lo que apuntamos es a una “segunda navegación” por estos cuatro posicionamientos éticos que nos lleve a formular una ética básica y un humanismo para nuestro tiempo de crisis, que es también un tiempo de búsqueda y de oportunidad.

Las religiones en el camino hacia la justicia y la ética

En Tendencias21 de las Religiones exploramos territorios fronterizos entre las creencias y la racionalidad. Como hemos estado viendo durante todo este tiempo, la crisis que vivimos, con sus injusticias sociales y globales crecientes generadas por el inmoral capitalismo, solo tiene respuesta si vamos al fondo de las cuestiones. ¿No existe en el fondo una profunda crisis de valores que hace opacas a las religiones? ¿Qué se puede aportar desde la filosofía y desde la psicología social al reencuentro con los caminos espirituales? Por Agustín Ortega Cabrera.

No hay duda que la raíz de la crisis del inhumano capitalismo – con sus ídolos del mercado y del beneficio, los ídolos de la posesión y de la propiedad, con sus falsos dioses del poder y la riqueza…-, además de económica, se localiza en su trasfondo social y ético.

Es una crisis espiritual de la civilización capitalista. Con su individualismo, su economicismo y consumismo, etc. ha negado la vida y dignidad de las personas y pueblos e impedido un desarrollo humano y social, sostenible e integral (moral y espiritual).

Creemos que lo más valioso de la filosofía y del pensamiento, como son las ciencias sociales o humanas, por ejemplo la psicología, en dialogo con la espiritualidad y la fe, con la teología: pueden darnos claves y criterios con las que afrontar, superar, a nivel espiritual y ético, dicha crisis capitalista y sus males e injusticias. Aquí percibimos nuevas tendencias que implican a las tradiciones religiosas. Es lo que intentaremos a continuación.

Repensar la persona humana

Las tradiciones religiosas, y en especial las tradiciones cristianas, están reflexionando sobre lo que significa lapersona humana en la era de la ciencia, de la neuroética y de las grandes transformaciones sociales.

La filosofía nos aporta una reflexión sobre la persona como un ser espiritual y moral, solidario y sociocomunitario, ético-político e histórico que se va conformando en la realidad y en el mundo, en la sociedad y en la historia desde el don del Otro (Dios para la fe) y los otros que le regalan la vida y existencia humana. El reciente master sobre espiritualidad transcultural (Universidad Ramón Llull) ha dado muestras de ello.

Como se manifiesta en la experiencia del pueblo judío, por ejemplo en el acontecimiento fundante del Éxodo narrado en la Biblia, la historia de la humanidad se realiza en esta Revelación del Don del Otro, de Dios, y de los otros desde la compasión con los sufrimientos e injusticias que padecen los explotados y los oprimidos.

Los otros y el Otro, que es Misericordia y Justicia, Dios mismo no es, por tanto, neutral, sino parcial hacía las víctimas de la historia. Así salva Dios: poniéndose de parte de la viuda, del huérfano y del inmigrante, de los pobres, oprimidos y excluidos en su Compasión con el sufrimiento e injusticia que se comete sobre estas víctimas; y, de esta forma, liberarnos del pecado y del mal, de este egoísmo, injusticia y opresión que los ídolos del poder y la riqueza, los imperios de todos los tiempos, imponen sobre los pobres y marginados, sobre las personas y pueblos.

Esta es la entraña e itinerario de la vivencia espiritual del pueblo hebreo que al experimentar en su camino a este Dios como Salvador y Liberador, como Compasión y Justicia, lo ha sentido y comprendido también como Dios Creador y Vivificador.

Así aparece en los escritos bíblicos del Pentateuco, de los Salmos y Profetas, donde Dios y su Justicia se manifiesta en la vida e historia de los pueblos: como defensa y promoción liberadora de la vida y dignidad de los explotados y oprimidos; como restitución socio-histórica y redentora de los atentados e injusticias que sufren los pobres y víctimas, en una reparación de esta vida digna y derechos de los excluidos y marginados.

Los otros y el Otro, pues, nos regalan su Don de la Justicia Liberadora de todo mal e injusticia, que restituye e implanta los derechos y la vida negada al pobre; para así liberarnos de una vida de egolatría, injusticia y opresión causados por estos falsos dioses del poder y la riqueza, de la dominación y de la violencia.

La persona en el Nuevo Testamento

A la realidad y a Dios se le conoce o se le alaba cuando se práctica el derecho y la justicia con los pobres. El conocimiento y culto a Dios se realiza en esta praxis de compromiso por la paz y la justicia liberadora con los oprimidos.

Esta experiencia de la compasión y la justicia ante el mal y la injusticia, va abriendo al pueblo de Israel a la vivencia y creencia de la vida plena y eterna, del triunfo definitivo del Don de la misericordia y de la justicia liberadora sobre el dolor, la injusticia y la muerte.

Tal como aparece en el Nuevo Testamento y en la tradición de iglesia, la experiencia cristiana acoge y plenifica todo este legado bíblico con la Novedad del Dios Encarnado en Jesús de Nazaret, con su Proyecto de Reino. Es el Dios Padre, con Entrañas Maternas, Revelado en la Pascua de Jesús y su don del Reino de amor y fraternidad, de perdón, paz y justicia universal, liberadora con los pobres de la humanidad. Un Reino que defiende y promueve la vida digna, liberada y liberadora, plena, eterna…

El don de la justicia que satisface nuestras necesidades o capacidades (eros) y, respectivamente, la entrega por el otro en el amor que busca el bien común (ágape): alcanza en la charitas cristiana la síntesis más acabada de lo humano y espiritual. El ser humano está constituido por este dinamismo del eros o justicia (recibir) y dar (ágape), de experimentar esta caridad del amor misericordioso o compasivo que está unida, inseparablemente, a la justicia liberadora con los pobres que realiza el bien común y la civilización del amor.

Psicología social del amor

La realización y la felicidad de la persona se va logrando mediante este amor: que se hace compasión con el sufrimiento, la injusticia y la opresión; que se compromete en la solidaridad, asimétrica, con los pobres para la justicia social y el bien común frente todo egoísmo, injusticia y opresión.

No hay, por tanto, desarrollo de la persona sin este amor social y político que, solidariamente, se responsabiliza por el bien común y la justicia con los pobres, por la defensa y promoción de la vida, dignidad y derechos de los seres humanos. Y viceversa, de forma inte-relacionada, no hay desarrollo de la sociedad sin promover la vida, dignidad y protagonismo de las personas en este bien común y justicia social.

Persona y sociedad/mundo lejos de oponerse, al contrario, se retro-alimentan mutuamente en el bien común, en comunidades solidarias y en una humanidad justa, fraterna y pacífica. Así, frente al individualismo posesivo del neoliberalismo, del inmoral capitalismo, la persona se realiza y plenifica en la solidaridad que se compromete por la justicia con los pobres, por el bien común de la humanidad.

Contra el comunismo colectivista, el totalitarismo colectivista, la sociedad se desarrolla en la subsidiariedad que promueve la libertad y la gestión o protagonismo de las personas y grupos sociales, de la comunidad civil en la vida y realidad política.

Reflexión antropológica

Todo este dinamismo o desarrollo y carácter personal y sociocomunitario, ético, antropológico y espiritual que constituye al ser humano como tal, como persona, es lo que se ha dado a llamar, en la tradición moral, la ley natural. La ley natural o humana (antropológica), es decir, estas dimensiones y claves constitutivas de la persona.

Tales como el amor y la compasión, la vida y dignidad de la persona, la paz y la justicia, la libertad y la igualdad: son la clave de bóveda de los derechos humanos, de toda ley positiva o jurídica que quiera ser justa y que busque el bien común. Las leyes u ordenaciones jurídicas e instituciones son realidades importantes e imprescindibles de las personas, ya que somos seres socio-comunitarios y políticos.

Pero cuando no se ajustan a esta ley natural o humana, a la vida y dignidad de las personas, al bien común y a la justicia con los pobres, dichas leyes u ordenamientos, las instituciones y autoridad pierden su razón de ser y no hay que obedecerlas. Ante bien, hay que desobedecerlas y resistirlas, luchar de forma pacífica, democráticamente por erradicarlas. Y poner en su lugar otra autoridad, otras leyes e instituciones que obedezcan a la justicia, esto es, a lo que le corresponde al ser humano por ser tal, al bien común y la felicidad.

Conclusión

Las reflexiones de la filosofía, la psicología social y la antropología son convergentes. Nuestro mundo adolece de falta de “humanidad”. Aquellos valores compartidos y asumidos como donadores de sentido para una sociedad abierta y democrática, fundados en el amor, deben ser expandidos en una cultura laica, pluralista y tolerante.

Esos son –según vimos – los valores que están patentes en la Revelación de las tradiciones religiosas de raíz cristiana y, de igual modo, se transparentan en otras tradiciones religiosas. En este sentido, el compromiso de las religiones en la construcción de un tejido social solidario es una tarea que se apunta como una de las tendencias para el siglo XXI.

Notas:

[1] Dentro de esta reflexión acerca de la crisis del humanismo destacan, por un lado, la obra de Martin Heidegger y del movimiento estructuralista (especialmente Michel Foucault y Jacques Derrida) y, por otro, más cercanas a nosotros en el tiempo, las posturas naturalistas de Peter Singer y Jesús Mosterín.

[2] Una buena síntesis del desarrollo histórico de esta tradición la encontramos en WEBER, H.: Teología Moral General. Exigencias y respuestas, Herder, Barcelona 1994, pp. 127-158 (original alemán: 1994).

[3] El planteamiento básico de este proyecto se presenta en KÜNG, H.: Proyecto de una ética mundial, Trotta, Madrid 1991 (original alemán: 1990), y KÜNG, H. y KUSCHEL, K.-J.: Hacia una ética mundial Declaración del Parlamento de las Religiones del Mundo, Trotta, Madrid 1994 (original alemán: 1993). Encontramos una exposición de esos puntos éticos básicos para todos en las pp. 13-40.

[4] Sus dos obras fundamentales en este tema son Fundamentación de la metafísica de las costumbres (1785) y Crítica de la razón práctica (1788). Existen diversas ediciones en castellano.

[5] Las obras más esenciales de esta corriente son: APEL, K.-O.: La transformación de la Filosofía, Taurus, Madrid 1985 (original alemán: 1973-1976); HABERMAS, J.: Teoría de la acción comunicativa, Taurus, Madrid 1987 (original alemán: 1981).

[6] JONAS, H.: El principio de responsabilidad. Ensayo de una ética para la civilización tecnológica, Herder, Barcelona 1995 (original alemán: 1979). La formulación del “imperativo de responsabilidad” se encuentra en la p. 40.

Juan M. Rufo, Universidad de Sevilla y colaborador de Tendencias21. Agustín Ortega Cabrera, director del Centro Loyola de Las Palmas de Gran Canaria y colaborador de la Cátedra Ciencia, Tecnología y Religión.

http://www.tendencias21.net/La-crisis-espiritual-de-la-civilizacion-capitalista-plantea-cuestiones-urgentes_a31015.html

Performans educativa : la sociedad se hace mayor de edad!

juandon. Innovación y conocimiento

juandon

performance

Estamos conversando de manera destindida un grupo de compañeros, unos docentes, otros médicos, …en fin, gente de “traje y corbata” y de repente pasamos de hablar de futbol y de señoras, a meataideas más profundas, a una especie de “performans“, un diálogo multidisciplinar en la que aparecen, como no, las tecnologías, el emeprendimiento, la educación y el trabajo, el fracaso de la universidad…De repente el grupo de docentes que parecía “monolítico” en sus pronunciamientos, se rompe en mil pedazos y o hace en el momento que aparecen las TIC, y eso que muchos dicen que son solo un “acompañamiento…

Pere Marqués, habla de utilizar las TIC si ofrecen un valor añadido, Jordi Adell, que se han de utilizar con “sentido común”…estando de acuerdo con los dos, yo voy mucho más lejos (Juan Domingo Farnós): Las TIC son una parte de esta SOCIEDAD, por tanto…

Ver la entrada original 3.848 palabras más

Comunicar valores no es una moda, es la única opción inteligente en la era de la consciencia social.

Cultivando valores de futuro” La publicidad y la comunicación corporativa tiene una enorme influencia para imponer modas, actitudes y estilos de vida. La publicidad refleja un diagnóstico de la vida social; porque a través de los anuncios podemos descubrir las aspiraciones y los valores de una cultura.”

La comunicación con valores es la que los anunciantes eligen la difusión de valores en sus mensajes publicitarios como estrategia de diferenciación. Su objetivo es por supuesto elevar ventas, pero la diferencia es que eligen hacerlo alineándose con causas sociales. Se entiende que las empresa son agentes de cambio social, y que cada ciudadano, cada persona tiene ese “empoderación” ese poder, esa capacidad. Reflejarla y destacarla lo hace alinearse con esa causa. Construyendo valores positivos para el ser humano. En este articulo reviso las etapas de la publicidad y como hoy en la etapa del cambio social, lo inteligente para las empresas es transmitir valores humanos… desde dentro. Me he basado mucho en un texto del ministerio de educación, en su informe educación y publicidad Desarrollo, transferencia y difusión social de la investigación en TIC para la Educación[i] que podes ver completo en el enlace.

 

Etapas de la publicidad y los mensajes de comunicación hacia el comprador y la sociedad.

Primera etapa: Tras la crisis del petróleo, florece una amplia competencia en todos los campos que obliga a una profunda diferenciación funcional de los productos. Se busca la cualidad específica sobre las otras marcas: se crean -o se aparentan crear- nuevos usos, nuevas prestaciones, nuevas fórmulas. Fueron los años del anuncio demostrativo y del anuncio implícitamente comparativo: “Compare nuestro detergente X con su detergente habitual…”. La apelación consistía, por tanto, en la enumeración de cualidades. “Le ofrecemos más por menos precio; consume menos gasolina a los 100 Km., y desarrolla una potencia de 250 caballos…”.

Pero, con el tiempo, esta tendencia llegó al nivel de saturación. Los publicitarios se dieron cuenta de que la tecnología había igualado tanto los productos que era muy difícil distinguirse de la competencia por algún aspecto estrictamente funcional. Por otra parte, descubrieron también que el público no era capaz de retener tanta información como quería transmitírsele en cada spot.

Segunda etapa: Las marcas recurren a la creación de valores como estrategia de diferenciación y posicionamiento. En esta etapa se venden contenidos emocionales exclusivamente (sueños, valores, deseos…). Los productos son casi iguales, con la tecnología se hacen muy similares y vender diferenciación se hace difícil. Por ello se recurre a factores emocionales  asociados al consumo del producto. Como por ejemplo, Camel durante varias décadas ha vendido aventura. No un cigarrillo más o menos suave, sino un valor muy concreto: “El sabor de la aventura”; es decir, evasión. En una sociedad tan tecnificada, tan llena de polución y de estrés, la propuesta de aventuras, de reencuentro personal con la libertad y con la naturaleza resultó una oferta estimulante durante los años ochenta. La evasión -toda la publicidad explota mucho este valor- era lo que realmente nos vendían sus anuncios. Así, hasta que -a principios de los noventa- decidió cambiar su posicionamiento y dirigirse a un público más joven, menos soñador de aventuras exóticas. Sus campañas, centradas ahora en la mascota de Joe Camel (convertida en muñeco de trapo) y con mensajes divertidamente paternalistas (“No tires un Camel encendido por la ventana”, etc.), mostraron una actitud más escéptica, más desenfadada e irónica, en un contexto deliberadamente urbano y juvenil. Habían cambiado los valores de su campaña, aunque el producto seguía siendo el mismo.

Pero en esta etapa suceden tres factores que dificultan cada día más vender diferenciación debido a un conjunto de factores:

  1. Incremento cuantitativo y cualitativo de la oferta. Hay muchos productos y casi todos cumplen bien su función para la que son creados.
  2. Apertura de las empresas a la comunicación. Todas las empresas de cierta relevancia han comprendido que deben dedicar fuertes sumas de dinero a la comunicación de sí mismas y de sus productos. La competitividad es enorme.
  3. Contaminación mediática. La sociedad postindustrial es una sociedad hipermediatizada, La proliferación de canales (locales y universales; generalistas y temáticos; impresos, electrónicos, online, etc.) junto a la multiplicación de los emisores (las empresas, las corporaciones, las ONGs, las instituciones…) ha conllevado un progresivo y desenfrenado aumento de los mensajes publicitarios o comunicativos. Nuestro entorno vital se ha convertido en una jungla de anuncios en la que resulta muy difícil hacerse oír
  4. Pérdida del sentido de los productos. La dificultad que encuentran los productos para significar algo para alguien. En la sociedad tradicional, cada producto ocupaba un lugar definido en la vida de las personas. Ese lugar, atribuido por la tradición, estaba cargado de significados sociales, rituales o simbólicos. Ahora sólo permanecen algunos: la pipa para el hombre, el reloj de pulsera como regalo de primera comunión… La mayoría han sido barridos en nuestra sociedad contemporánea, pues las infinitas variantes de los productos han terminado por hacerlos muy parecidos
  5. Atribución de un nuevo simbolismo a los productos. Despojados de su significado interno, los productos aparecen débiles en su apelación al consumidor. Además, en esta sociedad de la información que sólo valora lo que significa algo, los productos se ven obligados a adquirir una nueva significación que sustituya a la anterior y les dé verdadero sentido. El recurso a la filosofía de la empresa, a los valores de la marca, termina por configurar una comunicación persuasiva llena de valores y elementos simbólicos que son atribuidos a los productos por medio de la publicidad.

Tercera etapa: La publicidad basada en valores. En la era del cambio social, del pesimismo, del miedo líquido, las marcas han de alinearse con el optimismo, la esperanza, el cambio social positivo. La marca debe reflejar una empresa consciente de su responsabilidad social. Pero para ello ha de ser creíble. No basta con crear publicidad en línea con una causa social, sino que la merca ha de practicarla muy seriamente.  Ser conocida por ello. Es decir la comunicación ha de ir desde dentro hacia afuera. Para poder estar en línea con ese público al que pretende dirigirse. Si es posible conjugar publicidad  basada en valores humanos. Hay marcas que ya lo hacen. La marca se convierten en portadores de un mensaje de dignidad, causa social, es en cierta medida un despertador de conciencia social.

¿Qué valores nos “vende” la publicidad actual?

  1. Resuelven problemas psicológicos : Muchos de los institutos sociológicos que se dedican a este campo adoptan como premisa de partida que cada grupo de nuestra sociedad tiene unas necesidades emocionales profundamente arraigadas, y que su trabajo para los directores de marketing de las empresas consiste en aislar e identificar los problemas psicológicos que afecten a cada sector de la población; así podrán los creativos publicitarios transformar los productos ordinarios y cotidianos en algo mágico que actúe como medicina para esas frustraciones de la audiencia. Esta es la estrategia publicitaria que podemos encontrar en las campañas de algunas marcas bien consolidadas. Así, Marlboro se dirige a los jóvenes super impresionables en busca de su identidad destacando en sus anuncios la autoconfianza y firmeza del cow-boy. De igual modo, las empresas de automóviles japoneses (Lexus, Toyota) logran acercar e integrar en el sistema consumista norteamericano a los jóvenes individualistas rebeldes: en sus campañas hablan de valores muy centrados en el sentido práctico y en la simplicidad. Y lo mismo cabría decir de Apple Computers, que se ha ganado a la generación de la contracultura, la del 68 (escépticos y hostiles al consumo, con valores centrados en motivaciones internas: inteligencia, integridad, introspección, creatividad, individualismo) presentando a sus máquinas como amistosas ampliadoras de la mente.
  2. La desorientación cultural en torno a los valores y las creencias hace que el hombre y mujer contemporáneo parece sumergido en una crisis de identidad que afecta al sentido ético y a las creencias. No es descabellado decir que la publicidad ha asumido el papel de ofrecer valores firmes, seguros, incuestionables y pacíficamente aceptados por la mayoría. Muchos sociólogos afirman que la publicidad ha venido a ocupar para muchos el lugar que antes asignaban a la religión, a la escuela o a la familia.
  3. La mediatización incontrolada de nuestra experiencia por los mass media es una de las principales causas de preocupación en nuestros días. Muy especialmente, preocupa a los científicos la televisión, en tanto que ocupa un lugar hegemónico en la creación del universo visual que nos rodea y del que diariamente obtenemos gran parte de los datos que determinan nuestra imaginación, nuestra concepción general del mundo y de nosotros mismos. La imagen que nos forjamos de la felicidad viene fabricada industrialmente por las imágenes televisivas, según la regla que dicta ese medio: sólo debe aparecer allí como real lo que se deja convertir en espectáculo. Con esto, la distancia entre lo real, lo imaginario y lo publicitario, se borra y difumina.

La capacidad de los anuncios para transmitir valores culturales ha sido interpretada de formas totalmente opuestas. Para algunos, la publicidad no crea ni impone determinados valores, sino que refleja fielmente las aspiraciones de la sociedad en la que se integra. Precisamente porque debe “agradar” a los consumidores, es de todo punto inconsistente -argumentan- que los anuncios traten de cambiar las creencias y los ideales de la gente. La publicidad sería, para estos autores, un mero “espejo” de los valores que ya están presentes en la vida social; y, en el mejor de los casos, no haría sino reforzar los valores que cree descubrir en los comportamientos de los individuos.

Frente a esta postura, muchos otros autores afirman exactamente lo contrario: la publicidad tiene una enorme influencia para imponer modas, actitudes y estilos de vida. La tiene más que ningún otro tipo de discurso mediático precisamente por su impronta persuasiva y su papel hegemónico en la comunicación de masas.

No obstante,  unos y otros parecen coincidir en estos tres aspectos:

a) La publicidad refleja un diagnóstico de la vida social; porque a través de los anuncios podemos descubrir las aspiraciones y los valores de una cultura.

b) A la vez, la publicidad se convierte en un fabuloso catalizador de nuestra cultura, porque potencia y mitifica determinados deseos y valores.

c) Sin embargo, esto no sucede de modo inmediato ni automático; depende de los productos que se anuncian y de las sociedades donde se publicitan.

La comunicación basada en valores en la que los anunciantes eligen la difusión de valores en sus mensajes publicitarios como estrategia de diferenciación. Su objetivo es elevar las ventas, por supuesto. Pero esto puede hacerse favoreciendo los valores humanos, en lugar de destruirlos, modificarlos, o neutralizarlos. Es publicidad responsable socialmente.

Responsabliidad social corporativaHacer “Responsabilidad Social Corporativa” para una compañía significa

  1. Responsabilizarse con la comunidad
  2. Colaborar en construir una sociedad más humana
  3. Reflejar necesidades que enaltecen al ser humano
  4. Dar mensajes publicitarios donde el placer pasajero hedonista y fugaz es cada vez una tendencia menor.
  5. La publicidad es un espejo de la sociedad que forma o deforma la realidad

Por tanto, para estar en línea con los cambios sociales en la era del cambio social, lo inteligente es formar parte de ese cambio de forma positiva, estando en línea con las causas sociales, en lugar de estar en frente de ellos. Alinearse con la dignidad humana, el optimismo, la esperanza de un mundo mejor, más humano, más digno, más sostenible.


[i] [i] El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, a través del Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y de Formación del Profesorado, pone a disposición de la comunidad educativa estudios relacionados con él ámbito de la educación y las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

Desmontando mitos sobre los niños prodigio

La madre de una superdotada: “De pequeñita se cogía la cabeza y me decía que no podía hacer que su cabeza parara”

“Casi me tienen que correr para que estudie”, dice Arantxa

Melisa Torres, 28 de abril de 2013 a las 18:56

Arantxa tiene 11 años y es superdotada Vive en al comarca madrileña de San Martín de la Vega. Es una persona creativa que recopila en un armario de su casa borradores de escritos y dibujos. María, su madre, cuenta “se pasa todo el tiempo creando y sólo necesita un lápiz y un papel para ello; en una ocasión, con un cartón y unas cartulinas, inventó un juego de mesa de “fichas”; y de pequeña escribía sus propios cuentos y los grapaba creando así pequeños libros”.

“Lo que me gustaría es que la gente en general, y mis compañeros del colegio en particular, supieran lo que significa que alguien tenga altas capacidades, porque no saben bien lo que significa. Quisiera, también, poder decir con libertad que no necesito que me expliquen lo mismo tres veces cuando a la primera ya lo capto, no tener que esconder que tengo altas capacidades. Pero tampoco me gusta que me traten como si me leyera el diccionario cada noche”.

Arantxa tiene varios objetivos profesionales: diseñadora, periodista, música –toca el violín desde hace 4 años -, escritora -siempre participa en concursos y ha ganado varios premios- Abogada y Fiscal. Dice que admira a su profesor de violín, y que le gustan mucho los deportes.

El hecho de que un niño tenga altas capacidades, no significa que sea un libro abierto o que se pase las horas leyendo diccionarios o enciclopedias. De hecho, según cuentan los padres de Arantxa, aunque la niña tiene ansias de conocimiento “estamos intentando crearle el hábito de estudio, porque a ella siempre le fue fácil aprender en el colegio y no tenía ese hábito, pero sabemos que si no se lo creamos no va a poder desarrollar todo su potencial”.

“Casi me tienen que correr para que estudie -dice Arantxa-“.

“Los años anteriores me molestaban algunas gracias en el cole que no entendía. ¿Cómo una clase entera podía reírse de cosas que a mí no me hacían gracia? y eso me molestaba; tampoco me gustaban algunas gracias que me hacían a mí en concreto o si me insultaban, pero éste año he aprendido a adaptarme y tengo mi grupo de amigas”.

Hasta el año pasado “Arantxa no llegaba a conectar con sus compañeros del todo” cuenta su madre. La madre de Arantxa recuerda lo duro que fueron los años anteriores para ella, como mamá, al recoger de clase cada día a una Arantxa con semblante enfadado por distintos motivos.

Arantxa es sonriente y comunicativa, tiene dos blogs y le encanta que la entrevisten. “A veces cuando me aburro, les digo a mis padres que me hagan una entrevista y si no se les ocurre nada que preguntar yo les digo qué preguntar -ríe-“.

“Pienso que el sistema educativo español debería cambiar, es decir, así como existen programas adaptados para niños con bajas capacidades también debería haberlos para niños con altas capacidades”.

Los ejercicios de matemáticas han sido tan fáciles para Arantxa que ella ha querido pensar que debían contener alguna trampa. Y ante el aburrimiento de su hija, sus padres tampoco podían solicitar a la profesora ejercicios más difíciles si el resto de la clase no lo pedía.

“Estamos intentando tomarnos nuestra realidad con optimismo. Sabemos que éste sistema educativo es deficiente en este sentido, pero en vez de amargarnos, intentamos pensar de qué manera aprovechar mejor lo que ya existe y, además, buscamos actividades extra para nuestra hija, para que relaje sus ansias de aprender intentamos hacer cosas juntos”, cuenta su madre.

“Una vez, en una sala de arte árabe, Arantxa tenía poco más de un año y cuando vio un objeto del Medina Azhara exclamó “¡mira que bonito!”, entonces la gente a nuestro alrededor se dio vuelta para mirar de quién provenía el comentario y cuando la vieron no pudieron evitar echarse a reír” cuenta María.

“Arantxa no para de pensar y es muy activa, y aprender a convivir con ello es muy duro. De pequeñita se cogía la cabeza y decía: mamá, no puedo hacer que pare mi cabeza”. Su cerebro, cuentan sus padres, tiene una increíble actividad, por tanto, Arantxa apenas duerme, y tiene éste hábito desde que nació, porque para ella el dormir es como una pérdida de tiempo.

“Pienso -cuenta su madre- que es muy duro criar una hija de éste modo y que tu familia no se destruya en el intento, porque Arantxa no duerme bien desde que era un bebé, al principio nosotros nos preocupábamos mucho por su descanso; no sabíamos qué le ocurría, pero entendimos que era su comportamiento habitual y nos acostumbramos”.

“A su hermana menor, por ejemplo, aunque le ayuda bastante y le gusta que le pregunte cosas, le exige tanto como a ella misma”- Rocío, nombre elegido por Arantxa, tiene 7 años y es su única hermana.

En general, los niños superdotados suelen ser muy sensibles y tienen problemas porque no son comprendidos. Arantxa, por ejemplo, “es una niña muy insegura” cuentan sus padres, por tanto, necesita un gran apoyo familiar para solventar sus inquietudes.

El año pasado, los orientadores del colegio al que asiste Arantxa le hicieron un test formal que dio como resultado su reconocimiento como alumna con altas capacidades. Examen que sus padres venían requiriendo sin ser escuchados hasta que, de modo firme y con una carta de Alicia Rodríguez Díaz Concha, directora de AEST (Asociación Española de niños Superdotados y con talento), el colegio accedió a formalizar el test.

En AEST han orientado a los padres de Arantxa sobre cómo debían afrontar la situación, ellos sabían que su niña era precoz en su aprendizaje pero después del test que Arantxa realizó ellos han sido más conscientes, me cuentan, de la situación.

Los padres de Arantxa han asistido a una escuela para padres organizada por AEST donde les enseñaron, entre otras cosas, cuáles son las etapas normales de los niños a nivel psicológico y de aprendizaje; ellos se dieron cuenta de que su hija se había saltado varias etapas, esto es, por supuesto, porque tiene capacidades superiores.

En éste tiempo “hemos aprendido, entre otras cosas, que no es posible que una maestra que ha ejercido su profesión por 30 años nunca se haya cruzado con algún niño de altas capacidades” cuenta María, y tanto ella como su marido, Angel, opinan “es como si algunos profesores no quisieran interrumpir el programa que ya tienen previsto, o modificarlo en función de estos niños. No están tampoco capacitados para saber de qué manera enseñar en clases con niños de altas capacidades”.

Como se que va a conseguir todo lo que se proponga, y aunque pienso que su educación es fundamental, lo que quiero es que sea feliz, y apoyarla y darle los mimos que a ella tanto le gustan – dice su madre mientras la abraza y sigue-. “Aunque discutamos seguido por muchos temas, aprendimos a tomarnos las cosas mucho mejor, y a separar nuestras discusiones de lo que realmente importa, que nos queremos”.

“Nosotros, como padres, intentamos encontrar aquello que a Arantxa le ayude y le instruya, no todo tiene ser una educación formal, aquí en San Martín tenemos espacios verdes y estamos en contacto con la naturaleza y la vemos más relajada y mejor que cuando vivíamos en el centro de Madrid”

http://www.periodistadigital.com/ciencia/educacion/2013/04/28/la-madre-de-una-superdotada-arantxa-melisa-torres.shtml

8 de marzo dia de la mujer trabajadora. ¿? déjeme que me lo piense!

Pues no se si me gusta ser mujer. Déjeme que lme lo piense un poco . .
Lo que no me gusta es ganar por defecto un – 30% que ellos, ¡por que si!

Ni me gusta tener mas del doble de paro que ellos,

Ni tener que justificar ser mas inteligente  mas, lista que ellos y cuando obtengo un alto puesto aguantar que me digan que es por cuotas de igualdad. es el colmo! En realidad me esta  diciendo que no les cae bien verme por alli. Y qeu no les llego a la altura. Ja!

Ni me cae bien, tener una ayudita en casa, como de “puro regalo”. ¿Por la paz conyugal!
Pues no, claro que no me gusta esto. Y a ti? ¿te parece bien?

¿Esto es lo que significa ser mujer en el siglo 21?.

Me cago en la igualdad frita que hemos logrado!
Y ahora qué. ¿Te importa a ti mujer? Hemos dejado de luchar por muestros derechos …. y esto es lo que ha pasado. RETROCESO CLARO.

¿Que vas a hacer para mejorrar esto?