Profesionales de la era post-crisis: nuevas competencias del éxito.

Transformación del profesional de la época pre-crisis, en agentes de cambio de un entorno post-crisis. Urge desatascar el talento adormecido, en especial competencias emocionales del emprendizaje capaz de generar un nuevo entorno de negocios y prosperidad.

 

Un antes y un después de la crisis en la evolución de los perfiles profesionales

El mundo está transformándose con  paso de gigante. La crisis actual pone en entredicho todos los sistemas de la sociedad. Tanto los económicos, el estatus quo social, los modelos de negocio y los perfiles de los profesionales de éxito. Las turbulencias que sufrimos, crean oportunidades nuevas,  y también crean  la presión necesaria para sacudirnos a todos. Lo cual actúa como impulsor, como motivador, para que nuevas formas de hacer las cosas, se desarrollen y se haga realidad. Actúan como un impulsor, como un “desatascador”  si me permiten la expresión.

En los tiempos de bonanza que se han vivido, donde todo estaba establecido, las formas de producir, los conceptos de negocio, la educación debía generar individuos capaces de integrarse en una sociedad que ya estaba pensada y organizada. Donde cada cosa tenía su lugar y un lugar para cada cosa. Y por supuesto había que encajar en dicha sociedad, el profesional debía hallar un puesto donde encajar, o un negocio que se adapte a una necesidad de un mercado. Todo estaba pensado y  funcionaba. El sistema educativo favorecía a individuos capaces de caminar por los pasos que otros ya habían establecido. Bastaba con mantener el sistema productivo.  Y en esto me refiero que era el molde de todo tipo de educación y formación de reciclaje profesional , en los niveles del sistema educativo. La creatividad no era un capacidad crítica, o más bien tenía un lugar, pero no muy grande. Bastaba con que unos pocos individuos fueran creativos para realzar obras artísticas (cine o música, o arte grafico) o incluso que algunos profesionales fueran un poco creativos como para vislumbrar mejoras continuas en productos , servicios y formas de producir. Pero con eso era suficiente. Del mismo modo la educación preparaba hornadas de generaciones poco creativas, favoreciendo estilos educativos asimilativos y deductivos.

Pero claro, ahora cuando las viejas formas de producir, los negocios al estilo de toda la vida, dejan de funcionar, donde internet difunde información hasta inundarnos a todos, donde la diversidad esta por todas partes, en un mundo nuevo “de la noche a la mañana”, las cosas de toda la vida que antes funcionaban bien, hoy no sirven. Hay que volver a pensarlos. Ver nuevas soluciones a nuevos problemas. La crisis que sufrimos es un desafío de adaptación a un entorno hostil como nunca hemos tenido.  Y este desafío necesita de personas con destrezas y talentos diferentes de un mundo “ya organizado y establecido” .  Retomando el hilo conductor de la creatividad, ahora se necesitan individuos creativos y audaces que resistan bien la presión, capaces de ver, y generar oportunidades  un entorno hostil.

Pero claro, los sistemas educativos (así como  los de reciclaje) y laborales de “antes de la crisis“  premiaban y valoraban bien  a los obedecían órdenes, y se salían muy poco del cauce. Es decir, se premiaba y se favorecía el pensamiento convergente y deductivo. A los que  hicieran pocas preguntas, o manifestasen poco pensamiento crítico. Porque el sistema y estaba establecido y “era bueno” asique no hagas preguntas, no lo cuestiones. De esta forma ha estado orientada a fomentar ciertas “parálisis cerebrales” o estancamientos en la capacidad de adaptación al nuevo entorno en transformación.  

Los profesionales que antes trabajaban por cuenta ajena, ahora en caso de haber perdido du trabajo han de reinventarse a sí mismos, reorientar sus pasos laborales que a menudo pueda pasar por iniciar un emprendizaje. Lo tienen muy difícil: Su forma de pensar se lo impide.

Las personas que antes trabajaban (y ahora posiblemente están en el paro) en un entorno donde el sistema estaba ya diseñado y terminado, el sujeto solo cabía seguir las reglas y los caminos ya creados. Estos profesionales eran un eslabón más de la enorme cadena  del sistema. En cambio, con la trasformación enorme de los mercados, las empresas han enviado a casa a una gran parte de sus plantillas. Estos profesionales valiosos y competentes hasta ayer por la mañana, hoy se ven sin trabajo y desfasados. Estas personas, están en pleno yet-lag, con miedo en el cuerpo, con responsabilidades familiares y económicas, y en bloqueo. Estas personas no saben ver oportunidades nuevas de negocio ni de trabajo. Si trabajo por cuenta ajena no hay, habrá que creárselo uno mismo. Habrá que reinventarse uno mismo, ¿no?. Ahora  con esta losa dela crisis encima y con toda la presión del mundo, hay que ser capaz de identificar una oportunidad por pequeña que sea, por mucho que sea basada en una economía de superviviencia, esta habilidad es hoy critica. Sin embargo,  tienen esta destreza adormecida y congelada. Acostumbrados a trabajar por cuenta ajena, y estudiando en un sistema educativo y de reciclaje que adormece estas competencias, son un producto lógico y natural de su época. Pero ahora son juguetes rotos….. y hay que darle la vuelta a esta situación. Hay que transformase y no dejarse abatir.

La transformación del hombre /mujer pre-crisis y un hombre/mujer  post-crisis

Para forjar ciudadanos y profesionales adaptados a este entorno de certidumbre, donde cada cosa tiene su lugar, los formatos deductivos donde el profesor porta la información y la verdad que muestra en clase a una audiencia pasiva y reactiva, o muy poco activa, promueve la recepción de la “respuesta correcta” en lugar de promover la capacidad de formular buenas preguntas, de ver la realidad bajo un nuevo prisma. Estos ciudadanos y/ o profesionales eran “antipáticos” y “molestos”  para el sistema establecido. .. hasta hoy.

Este concepto del ser humano, (también por supuesto del niño) y del profesional favorece el sujeto que de educa en este entorno de sociedad, tomen como ciertas los dogmas y consignas que se les suministran a lo largo de toda la vida. Es una fábrica de “muchos iguales”.

Si bien en esta época de vacas flacas, donde la sociedad entera se ve cuestionada, donde los sistemas económicos, y de pensamiento no sirven para sostener a la población, y nos vemos abocados a idear nuevas alternativas viables, nuevos modelos de negocio, esto nos obliga a activar “nuevas capacidades y talentos “ en nuestros empleados y dirigentes. Es ahora donde hace falta competencias profesionales y personales diferente . El perfil del sujeto que genera empleo, que genera estabilidad económica y bienestar, se ha transformado en un espacio de tiempo record. Y con ello, nos ha dejado un potente yet-lag.  Resulta urgente actualizar y reciclar las competencias profesionales del profesional a fin de mantenerlo en situación de que ya que no habrá empleo por cuenta ajena en breve si pueda percibir nuevas oportunidades de mini-negocios, y que pueda ir descarrillándolos. Lo cierto es que el perfil de la persona que crea oportunidades, y por ende empleo y sostenibilidad económica se ha transformado. Son más necesarios sujetos con estas condiciones, o perfil. Estas características son típicas del “emprendedor” … y el emprendedor, puede estar en cualquier lugar, ¡puedes ser tu!.

La profunda transformación del entorno, demanda una transformación del perfil  de los profesionales de éxito.

Ahora los ingredientes para el éxito de un profesional son otros. Ingredientes o características que  antes no eran tan necesarios, y que la educación y las organizaciones tendían  a adormecer:  las cualidades del emprendedor. Antes  el negocio ya estaba emprendido y consolidado. El camino estaba hecho y los profesionales solo tenían que mantener la maquinaria. Pero eso se acabó, ahora se necesitan profesionales y personas capaces de reinventar la rueda. Hay que despertar el talento adormecido durante tantas generaciones… o que solo unos pocos “locos” han mantenido despierto.  Para ello, lo más correcto es sincronizar de nuevo escuela (modelo educativo) y reciclaje profesional para los profesionales y líderes de hoy en activo. Aunar criterios y crear espacios y formatos donde se despierten las capacidades dormidas durante tiempo, pero latentes en todos nosotros.

Esa reactivación, del talento adormecido se ha de realizar bajo un modelo de intervención adecuado. Y a mi juicio el modelo de las competencias emocionales es el modelo más apropiado para realizar esta transformación tan ambiciosa.

Este cambio en las competencias del éxito tanto del profesional en casi todos los niveles jerárquicos, los empresarios y los directivos en general. Un cambio tan radical ha provocado una crisis en la propia forma de liderar profesionales. Las viejas recetas de poco sirven hoy. Antes todo estaba establecido, los procedimientos organizativos, los objetivos, los mercados, los canales de distribución, la comunicación,  las formas y buenas conductas profesionales, todo!. Ahora las reglas del juego han cambiado, hay que volver a pensarlo todo!. Se necesitan estimular el talento emprendedor, creativo y  muy resistente a la incertidumbre que genera  la presión del entorno inestable. El entorno ya genera suficiente presión, el viejo modelo coercitivo solo sirve para empeorar las cosas y colapsar más la capacidad productiva del profesional.  ¡Ya no basta con presionarles un poco más. Y cuando se rompan, basta con buscar un recambio.

Por qué lo que se necesita hoy en día son profesionales capaces de transformar el entorno, de ver oportunidades donde otros solo ven problemas. Capaces de no venirse abajo ante las dificultades, capaces de resistir la frustración y el desamino, de dar un poco más allá, donde otros no ven que ni siquiera halla algo más.  Estos profesionales han de tener una iniciativa sin precedentes en la sociedad laboral anterior a la crisis, donde casi-todo estaba conquistado y establecido. Ahora, hay que empezar de nuevo y reinventar muchas cosas.

Asique necesitaremos transformar las competencias de nuestros profesionales antes muy basadas en la parte más técnica y menos sobre la humana. Ahora las cualidades humanas, las competencias emocionales son la clave del éxito. Ver oportunidades donde otros no las ven,

Un emprendedor sabe que la recompensa es la innovación que va a hacer que la vida de la gente cambie, crear empleos, impulsar el crecimiento y hacer un mundo mejor. Los emprendedores están en todas partes:

  • Unos dirigen pequeñas empresas
  • Otros dirigen líneas de negocio en empresas más grandes
  • Otros crean herramientas que nos ayudan a estar conectados con amigos, familiares y colegas de todo el mundo
  • Otros están encontrando nuevas maneras de ayudar a resolver antiguos problemas de la sociedad
  • ¿Conoces  tú algún emprendedor?

Así que, aprovecha la oportunidad de crear el trabajo que siempre quisiste. Ayuda a sanear la economía.  Marca la diferencia . Lleva tu negocio a nuevas alturas.

¿Cuál sería el perfil de un profesional de éxito?
Personas capaces de tomar riesgos, retos y oportunidades, que no se limitan a crecer en una sola área de especialización, capaces de automotivarse, que buscan dar más allá de lo que se solicita, saben formular  preguntas,  que sean capaces de ver oportunidades de cambio, de mejora y cuestionarse el status quo de las cosas. Mezclando ideas, generando nuevas líneas de negocio, nuevas servicios, nuevas oportunidades. Aprender de los errores con humildad necesaria, saben pedir ayuda, saben mirar en su interior con humildad, son íntegros.

Estas son  las 10 habilidades críticas para un profesional de futuro próximo (2020).

Son las conclusiones de una  investigación realizada por Apollo Research Institute (por el Instituto de investigación de la universidad de Phoenix) visita el enlace Skills Needed by 2020. también están disponibles. en summery of the report y detailed findings about each of the skills : Las 10 destrezas criticas para un profesional son las siguientes:

  1. Sentido común, darse cuenta de lo obvio, sin dejarse llevar por ideas preconcebidas
  2. Inteligencia social, capacidad para conectarse con los otros, de una forma profunda y directa, y captar las reacciones de los demás. Adaptarse a ellas para lograr los objetivos deseados
  3. Pensamiento adaptativo a la situación, Capacidad de darse cuenta de la situación y de dar una respuesta adaptativa
  4. Competencias interculturales (diversidad), Habilidad para cooperar con personas de diferentes culturas y grupos sociales, incluso a distancia en modo virtual.
  5. Pensamiento computacional, Habilidad para trasladar las ideas a procesos computacionales a un entorno abstracto tal y como los aborda y/o gestiona la máquina
  6. Extracción e interpretación de informacion de todos los medios documentales. Habilidad para extraer info y clasificarla por su valor interpretarla de todos los medios disponibles (blogs, videos, webbinarios, redes sociales, investigaciones, noticias, etc…),
  7. Transdisciplinariedad. Transferencia de conceptos habilidad para captar, interpretar conceptos de una disciplina y transferirlos a otras
  8. Diseñar mapas mentales de procesos, ideas, conceptos,
  9. Gestión de la información del managment Capacidad para localizar informacion importante para un cometido, /seleccionarla o filtrarla mediante metabuscadores (interent o otros), e interpretar la información relevante, darle un sentido para el trabajo o proyecto.,
  10. Colaboración virtual. Capacidad para trabajar, dirigir un equipo de personas, colaborar y responsabilizarte en modo virtual. Las tecnologías permiten tales contactos, pero la frialdad del medio y le lejanía pueden “emborronar” los resultados profesionales.

 

Estas competencias gravitan en una enorme medida sobre competencias emocionales aplicadas al entorno del trabajo. Si bien, hasta hoy no forman una parte significativa del curriculum académico del sistema educativo, y una pequeña parte del curriculum del sistema de reciclaje profesional . La conclusión es que hay que impulsar estas competencias críticas.

¿Qué competencias son las que se valoran en las empresas?
Hoy en día las organizaciones buscan identificar y atraer profesionales que demuestren contribución a resultados, flexibilidad y capacidad para adaptarse a cambios, capacidad de trabajo y buen manejo de situaciones de alta presión, actitud proactiva e innovadora, optimismo, gente preocupada por la gente, perspectiva global, visión de corto y largo plazo.

Reciclar y transformar a los antiguos profesionales de antes de la crisis despertando sus talentos adormecidos es hoy el desafío. No se puede esperar a que florezca una nueva generación de profesionales, pues es hoy cuando se necesitan con urgencia en las organizaciones de todo tipo. Y también es imprescindible rehacer el sistema educativo para que las competencias y talentos que ahora y en un futuro serán la clave del éxito de los futuros ciudadanos y profesionales hay que cultivarlos y sembrarlos ahora para que florezcan cuando llegue el tiempo de la cosecha. Para que exista reemplazo generacional nacional.

Los” juguetes rotos”, aun sirven, es mas son imprescindibles. Reubiquemosles.

No mediquen a los adultos y profesionales con depresión, con estrés o con adicciones. Aquellos juguetes rotos , aquellas personas que no han superado la época de la transición de la desaceleración de la economía, aun sirven, son útiles. No son un lastre para la sociedad.  No se tirar por la borda un tesoro así.

Los que se han quedado sin empleo, aquellos que  han cerrado su negocio, o lo han reducido tanto que tienen  con tal ansiedad, y estrés. El miedo se ha apoderado de ellos, están bloqueados, y no dan pie con bola. Sin embargo, poseen la experiencia necesaria para transmitir a la siguiente generación sus vivencias, para enseñar de sus errores. Para guiarlos. Dejen que puedan mentorar a otros. Libérenlos del miedo y la ansiedad, del “no hay salida”, y denles la oportunidad de que generen más ideas, mas negocio y mas economía. Su experiencia es vital ahora, no nos podemos permitir el lujo de apartarlos. Necesitamos aprender de sus errores, de su experiencia ya transformar este mundo incierto en una nueva economía y una nueva prosperidad. Desarrollando ahora  esas competencias adormecidas, criticas ahora.

Inteligencia colectiva e interconectada: la competición es historia, el futuro es la colaboración.

En mi opinión el modelo de competencias emocionales es el marco ideal para realizar esta  transformación del profesional de antes de la crisis en un nuevo profesionales postcrisis. Por ahí vendrán las soluciones que se necesitan en todos los estamentos y lugares de la sociedad. Es hora del co-working, del aprendizaje distribuido, las comunidades de expertos, de los foros, de los contenidos educativos libres y al alcance de todos, y de otros recientes inventos que tan amablemente la tecnología nos ha brindado. Aunemos todos estos recursos tecnológicos y humanos, porque las soluciones que necesitamos están ahí a la mano si todo cooperamos. La respuesta no la tiene uno solo, sino todos en una comunidad inteligente con un única inteligencia colaborativa.

La educación y la formación necesitan una evolución, definitivamente.

No mediquen a un niño por tener déficit de atención, sino den le la oportunidad de hacer las cosas de otra forma. Puede ser un emprendedor nato, si lo saben encauzar a tiempo. Si l dan las herramientas necesarias y cultivan su espíritu creador, porque puede generar mucho empleo y prosperidad en cuanto florezca. Cultiven las oportunidades en lugar de echarles tierra en cima.

Conclusiones de estos hechos:

  • Hay que integrar estas contenido educativos y/ formativos para desarrollar estas competencias. con especial énfasis en pensamiento crítico, Comprensión de la información /situación y perspicacia; y análisis de la propia competencia con capacidad para poner a funcionar la inteligencia holística, poner a trabajar todas las inteligencias y competencias alineadas hacia un fin.
  • Integrar el pensamiento adaptativo en TODOS los curricula académicos y de reciclaje profesional
  • Incluir todas estos contenidos en los programas de jóvenes y niños para que las siguientes generaciones puedan ser útiles e integrarse en  las empresas y sistemas productivos,
  • Integrara la interdiciplinariedad a lo largo del todo el curriculum académico para que los alumnos pueda transferir conceptos de una disciplina a otras.

Mónica Grossoni

Directora de Grossoni Solutions

Competencias emocionales para el éxito

www.grossonisolutions.com

www.monicagrossoni.wordpress.com

 

About these ads

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s